print
 
RIBAGORZA - AMPLIACIÓN DE CERLER

El ecologismo se prepara para dar la batalla al plan de ampliación de Cerler


Los ambientalistas califican el proyecto de absurdo al no tener en cuenta el cambio climático y critican la falta de información



P. PÉREZ ÁLVAREZ
02/03/2020

HUESCA.- El movimiento ecologista se prepara para dar la batalla a la ampliación de la estación de Cerler al valle de Castanesa por parte de Aramón, que para esta primavera tiene previsto comenzar las obras en esta zona de forma que las pistas y los remontes estén listos para la próxima temporada de esquí.

La Plataforma en Defensa de las Montañas de Aragón (PDMA), conformada por varias asociaciones ambientalistas, anuncia medidas legales y movilizaciones sociales para detener este proyecto que califica de "absurdo" y acusa al Gobierno de Aragón, que posee el 50% de las acciones de la empresa (la otra mitad es de Ibercaja), de "obscurantismo" por no dar información sobre este proyecto.

El proyecto de ampliación de Cerler estuvo paralizado varios años después de que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón anulase el Plan General de Ordenación Urbana de Montanuy, que suponía la construcción de urbanizaciones con las que se iban a financiar las nuevas pistas de esquí. Sin embargo, el año pasado, Aramón anunció la reactivación del proyecto, con un coste previsto de 40 millones de euros, y comenzó a adecuar un camino desde el Collado Basibé hacia el frente de nieve de Castanesa para que puedan acceder las máquinas.

La semana pasada, en una charla en la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación de Huesca para recordar los antecedentes de este proyecto e informar sobre su situación actual, Pacto Iturbe, miembro de la PDMA y de Ecologistas en Acción, aseguró que "si se empieza con las obras de verdad, también se reactivarán la vía legal y la lucha social para paralizarla".

 

RECLAMACIÓN ANTE LA UE

 

El activista recordó que cuando se anunció el plan hace una década presentaron ante la Unión Europea una queja porque la ampliación "afecta a zonas LIC (lugares de importancia comunitaria) y Red Natura 2000", así como "a especies que están dentro de la Directiva Hábitat europea, como el oso o la perdiz nival", pero que al ser solo un proyecto no podía hacer nada. "Si se pone en marcha, sí que puede abrir un expediente sancionador", advirtió.

Las asociaciones ecologistas se oponen a la ampliación porque "se produce en un valle virgen de alta montaña, a las puertas del Parque Natural Posets-Maladeta, una zona de una tremenda riqueza natural, paisajística y arqueológica, porque hay varios yacimientos", dijo Iturbe.

Critican además que Aramón pretenda llevar a cabo el proyecto con "una declaración de impacto ambiental que es de hace más de 10 años". "La lógica nos dice que debería estar evidentemente desfasada y caducada, pero se le ha dado permiso para que la siga utilizando", declaró Iturbe, para quien "lo más llamativo es que no contempla los efectos del cambio climático ni tiene un estudio de innivación".

"A día de hoy que un proyecto de estas características no tenga en cuenta cómo le va a afectar el cambio climático es completamente absurdo", sostuvo. Todavía más, agregó, "cuando depende de que haya nieve" y Castanesa "es una zona donde apenas nieva".

También reclamó que no se haya dicho de donde va a salir el dinero para financiar las obras, dado que el proyecto urbanístico fue anulado por la justicia: "¿De dónde lo van a sacar? Aramón tiene una deuda de 60 millones que no puede pagar" y "el Gobierno de Aragón ha dicho que, como Aramón es una empresa privada, no tiene por qué decir de dónde saca el dinero". "La única fuente de la que parece que puede salir son los presupuestos públicos", señaló Iturbe, que añadió que "es una aberración meter decenas de millones de euros que van a ser tirados en una zona de altísimo valor cultural y natural que se va a deformar por completo y que, además, no tiene nieve".