print
 
TELEVISIÓN

Jesús Gabriel:"Al escuchar mi nombre empecé a llorar, fue increíble, algo de otro mundo"


El ganador de la segunda edición de Prodigios conquistó a público y jurado



EFE
17/03/2020

MADRID.- El ganador de la segunda edición de Prodigios, Jesús Gabriel, incrédulo ante su victoria en el programa de talentos musicales, conquistó al público y al jurado con su don para interpretar ópera, una cualidad heredada y cultivada por una gran familia de músicos.

Jesús Gabriel, a sus 11 años, se ha convertido en el segundo ganador del programa de talentos presentado por Boris Izaguirre.

El joven venezolano recuerda y cuenta a Efe el cúmulo de sensaciones vividas en el momento que Izaguirre gritaba su nombre y se proclamaba ganador del programa: "Lo primero que pensé al escuchar mi nombre fue "¡No me lo creo, no me lo creo!" y por eso empecé a llorar. Fue increíble, algo de otro mundo".

Jesús Gabriel ya se había ganado al jurado, compuesto por Nacho Duato, Andrés Salado y Ainhoa Arteta en programas anteriores. Su conexión con Arteta, quien decidió que el venezolano pasara a la final, era indiscutible: "Por la voz innata, por la sabiduría, por el respeto a la vida, quiero que pase a la final y que además sea beneficiario de esta beca Jesús Gabriel", decía Arteta en la semifinal.

O sole mio o Una furtiva lacrima de Gaetano Donizetti fueron las interpretaciones con las que Jesús Gabriel se metió a los espectadores en el bolsillo. A pesar de ello, para él pasar rondas y alcanzar la final fue algo inesperado. "Tenía claro que quería dar mi mejor esfuerzo, dar mi cien por cien, pero cuando iba pasando de gala en gala, no podía creérmelo. No podía creer que estaba pasando prácticamente a la final. Fue muy emocionante", explica a Efe el joven.

La gala final, celebrada en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, permitió que fuera el público presente el que, a través de un sistema de voto electrónico, votara por su candidato favorito, en este caso Jesús Gabriel, al que se le recompensó con un premio en metálico de 20.000 euros y un curso intensivo de perfeccionamiento en el Centro de Alto Rendimiento Musical de la Universidad Alfonso X de Madrid.