print
 
CONSECUENCIAS DEL COVID-19

El IASS reorganiza su servicio de comedor por el cierre de hogares durante el estado de emergencia por el coronavirus


Los ubicados en Huesca, Jaca y Barbastro están en disposición de ofrecerlo si hace falta



D.A.
20/03/2020

HUESCA.- El presidente de Aragón, Javier Lambán, anunció este jueves que los servicios de comedor del IASS se han reorganizado para dar servicio a la ciudadanía durante el estado de emergencia. Así, varios centros de la red de hogares de Aragón han empezado a organizarse para repartir comidas entre las personas usuarias.

La decisión viene motivada debido al cierre de estos puntos de convivencia -se han cerrado los 31 hogares de Aragón por la crisis del coronavirus- que cuentan con 125.000 personas socias y en las que muchas de ellas comían a diario-.

El ejecutivo ha trasladado que en estos momentos se está llevando a cabo la comprobación de cuáles pueden poner en marcha este servicio y si existe demanda suficiente para hacerlo, porque en, algún caso, otras instituciones ya están cubriendo esta necesidad.

En la provincia, hogares como los ubicados en Jaca, Barbastro o Huesca estarían en disposición de poner en marcha este servicio de comedor si hace falta. En otros puntos se ha constatado que el servicio ya se presta por parte de otras administraciones y, por tanto, no es necesario.

Donde este servicio sí ha empezado a funcionar es en Teruel, en concreto el hogar Turia, ubicado en la capital, que dirige esta prestación a personas que no están siendo atendidas por otros recursos de la comunidad. Desde el martes día 15, cuando empezó a funcionar, han servido 15 comidas al día, aunque tienen capacidad para ofrecer entre 50 y 70 y se espera que la demanda aumente en los próximos días. A los perceptores del servicio se les cita cada cuatro minutos para evitar cualquier contacto. El de San José empezó a funcionar el jueves en las mismas condiciones que el de Turia; y en Gallur está previsto que empiece el próximo lunes y que se pueda a atender a entre 40 y 50 personas.

En todos los casos, se entregará a los usuarios un documento para que puedan ir a recoger la comida y, en caso de no poder hacerlo ellos, que lo haga un familiar. En Gallur, además, esperan poder repartir a domicilio si es necesario, respetando todas las medidas impuestas.