print
 
PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Militares del Regimiento del Galicia 64 hacen frente al coronavirus en Huesca y Jaca


El objetivo de este destacamento es el de transmitir "seguridad, serenidad y calma a la población civil"



PATRICIA MAIRAL
21/03/2020

HUESCA.- Militares del Regimiento de Infantería Galicia 64 de Cazadores de Montaña se encuentran desde este sábado desplegados en Huesca y Jaca con el objetivo de transmitir "seguridad, serenidad y calma a la población civil" ante la crisis sanitaria generada por el Covid 19.

A estas localidades se sumarán, probablemente en los próximos días, otras como Monzón y Barbastro a las que ha sido destinado este destacamento con base en Jaca que compone la Brigada Operativa Polivalente Aragón I, de Zaragoza. "Estaremos desplegados en toda la provincia con adaptación intermitente en las principales localidades donde nos requieran" aseguró ayer a este periódico el subteniente responsable de la Oficina de Comunicación Pública del Regimiento de Infantería Galicia 64, Antonio Tena.

De esta manera, esta tropa pasa a formar parte de los efectivos movilizados en el marco de la Operación Balmis, para recorrer a pie las calles altoaragonesas con el propósito de informar a la población y con vehículos para identificar puntos de interés para su desinfección.

El subteniente Tena desveló que "nuestro procedimiento no es coercitivo sino que estamos para informar y, sobretodo, para apoyar a los fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado", es decir, reforzarán las labores de la guardia civil o a la policía con el fin de que se cumpla la normativa tras la aprobación del real decreto por el que se activa el estado de alarma en todo el territorio.

El número de militares desplegados dependerá de las necesidades de cada localidad, pero "todo el regimiento, unas 500 personas, estará disponible, en turnos".

Ante esta complicada situación, el Galicia 64, llega con la moral bien alta, el subteniente Tena indica que "la gente está muy contenta por la cantidad de mensajes de ánimo que reciben desde los balcones, es espectacular y se agradece". Además, "están encantados por poder colaborar" de esta manera porque, explica el subteniente, hay mucha cercanía con la gente, "nos preguntan qué se puede hacer y qué no". Y es que la imagen del personal uniformado inspira tranquilidad.

Como no podía ser de otra manera, este destacamento tiene los protocolos activados ante el Coronavirus y disponen de material, en caso de que sea necesario, como mascarillas que, de momento, no son de uso permanente.