print
 
CINCA MEDIO - PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

La industria de Monzón sigue en una semana de "transición" en la crisis sanitaria generada por el coronavirus


Las empresas reorganizan procesos para cumplir las medidas de prevención



PABLO PÉREZ ÁLVAREZ
23/03/2020

HUESCA.- El sector industrial de Monzón ha aguantado de momento el embate de los impactos económicos y empresariales por la crisis sanitaria generada por el coronavirus, principalmente las grandes empresas, que de momento mantienen su producción aunque se han visto obligadas a reorganizar sus procesos para cumplir con las medidas de prevención. No obstante, las pequeñas y medianas, como es habitual, están siendo las primeras damnificadas y se espera que conforme se alarguen las estrictas restricciones aplicadas en el país y en otras naciones, comience a notarse el descenso de pedidos y de la producción.

"Esta semana -en relación a la pasada- no ha sido muy evidente el paro total porque arrastraban pedidos y la inercia de las semanas anteriores pero la próxima semana -la actual- habrá muchas ya que verán mermada su actividad empresarial en un 90 por ciento y únicamente dejando y habilitando puestos de trabajo bajo mínimos", indicó el presidente de Ceos-Cepyme Cinca Medio, José Miguel Adell, quien calificó la pasada como "una semana de transición".

Adell destacó que muchas de las grandes empresas instaladas en los polígonos de Monzón se dedican a sectores que ahora mismo "son imprescindibles que no pueden ser detenidos", como la "fabricación de plásticos, muchos de ellos derivados de plásticos y materia prima para desinfección en el sector químico".

Pero, añadió, "la pequeña y mediana empresa está sufriendo más la aplicación de las medidas y en función de la caída de pedidos" ya hay algunas que "han tenido que cerrar".

Respecto a la semana pasada, explicó, "cada uno ha intentado dar continuidad a su proceso productivo, pero en sucesivas semanas la situación se verá agravada por la falta de pedidos y porque realmente no se pueden llevar a cabo los protocolos de seguridad", advirtió.

Ramón Castellón, director del Grupo Casmar, que engloba a varias empresas montisonenses del sector del metal, aseguró que de momento están manteniendo la producción, aunque algunos de sus clientes les han pedido que aplacen los encargos que les habían hecho hasta que se pase la situación actual.

"Hace una semana era todo prisa y ahora nos han dicho que vayamos despacio y que lo que estamos haciendo podría estar muchos días aquí", indicó.

Sin embargo, Castellón afirma que su principal preocupación en los últimos días ha sido aplicar las medidas de seguridad necesarias para evitar posibles contagios del coronavirus entre sus trabajadores. "Procuramos que no estén a menos de tres metros y aunque a veces es imposible no cruzarte con alguien, esto se lleva bastante bien porque tenemos espacio. A la hora de cambiarse, hemos hecho turnos para que no lo hagan todos de vez y en los almuerzos les decimos que no almuercen juntos. A la mujeres de la limpieza les he dicho que vengan si hace falta tres veces al día", enumera el empresario.

Respecto a estas medidas de seguridad, han seguido las indicaciones de la MAZ, pero echan de menos algún que otro tipo de apoyo o asesoramiento para estar seguros de que no se les pasa nada por alto.

"Lo primero es la salud. Si hay que cerrar se cierra. Pero si desplegaran a gente por las empresas para medir la fiebre, desinfectar, a lo mejor se evitarían casos", reclamó el industrial, que reconoció que entre los trabajadores "hay tensión, miedo y una incertidumbre enorme. La gente está muy alterada" y algunos han pedido vacaciones para no ir a trabajar estos días por temor a contagiarse", aseveró.

"Nosotros vendemos a nivel mundial, por lo que de momento no estamos teniendo ningún impacto y tenemos acopio para ir funcionando durante algún tiempo, pero estamos como todo el mundo a expensas de la situación", indicó el directivo de otra empresa del metal de Monzón.

"Vamos viendo el día a día y la gente está a la altura de la situación en general", relató este industrial, que no obstante lamentó que todo podría cambiar por un imprevisto como "que te declaren un brote y pongan una sección en cuarentena que haga parar la fábrica, que haya una materia prima que deje de venir...".

"Sobre todo, lo importante para nosotros es garantizar que la gente trabaje con seguridad y mantener las medidas higiénicas que está marcando el Ministerio de Sanidad, con los protocolos de seguridad necesarios", añadió.