print
 
RIBAGORZA - PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Cinco trabajadores de la residencia de Castejón de Sos dan positivo en los test del coronavirus


Se han hecho test tras los tres casos registrados entre los algo más de veinte usuarios del centro



E. FORTUÑO
25/03/2020

GRAUS.- Cinco de los 18 trabajadores de la residencia de mayores de Castejón de Sos han dado positivo en los test de la covid-19, realizados a toda la plantilla a raíz de los tres positivos registrados entre los algo más de 20 usuarios. Los tres infectados de coronavirus fueron evacuados del centro mientras se realizaban los controles al personal y se desinfectaban el pasado lunes las instalaciones por parte del Ejército.

El alcalde, José Manuel Abad, garantizó el funcionamiento del centro cuya plantilla se reforzará con alguna contratación de última hora y la ayuda del Servicio Social de Base de la Comarca de la Ribagorza.

El munícipe se mostraba "agradecido" por la intervención de Salud Pública y la colaboración de la comarca e incluso de particulares, después de una semana, la pasada, que resultó caótica. "Ahora al menos te cogen el teléfono y te pueden ayudar, pero la semana pasada, como no había nada, no podían hacer nada. El que no tiene nada, no te lo puede dar", lamentaba Abad, que este martes se emocionó con la pancarta que alguien anónimo colgó en la verja del colegio de Castejón, muy próximo a la residencia de mayores. "Muchas gracias por cuidar de nuestros mayores" reza la pancarta. "Me ha emocionado después de unos días de tanta tensión. Ahora parece que vamos teniendo otro tipo de respuesta porque hay más medios. De momento, estamos agradecidos", asegura el edil.

La intervención ha permitido detectar los positivos entre los usuarios y trasladarlos al Hospital de Barbastro, a uno de ellos, y a la residencia de Yéqueda, a los otros dos. Tras conocer los resultados de los test a los trabajadores, 5 de los cuales han sido positivos, comenta que seguirá con los 13 restantes, alguna contratación y refuerzo del SSB de la Comarca. "Incluso 4 o 5 personas del pueblo se me han ofrecido como voluntarios para trabajar en la residencia. Y del departamento de Ciudadanía me han llamado porque el cierre de un centro en Huesca ha dejado a 8 o 9 trabajadores en un Erte que se podrían incorporar a la plantilla", comentó agradecido. "La semana pasada fue muy dura, había un panorama horroroso, pero ahora parece que va mejor. Hay más medios", aseguró algo aliviado, aunque todavía muy preocupado por sus vecinos.