print
 
CARTAS

Carta a la gran familia de Cáritas




JULIÁN RUIZ MARTORELL
25/03/2020

Estimados hermanos en el Señor: Os deseo gracia y paz.

A lo largo de estos días de inquietud a causa del coronavirus estáis desarrollando una labor ejemplar que mantiene viva la esperanza en el ser humano y sus capacidades.

Un proverbio oriental dice: "Si tienes mucho, da tus bienes; si tienes poco, da tu corazón". En estos momentos, os estáis dando "de corazón", y estáis entregando vuestro corazón. Dedicáis vuestro tiempo a pensar en los demás, sin límites, sin reservas, incondicionalmente.

A través de la coordinación con los organismos públicos y con otras entidades se está logrando hallar puntos de encuentro para atender a las personas más vulnerables.

Agradezco vuestro testimonio vital, vuestra entrega personal, vuestra creatividad a la hora de encontrar respuestas adecuadas a las dificultades que van surgiendo día a día.

Sin vuestra capacidad, sin vuestra colaboración, sin vuestras iniciativas, sería imposiblesacar adelante las respuestas que se necesitan ante la cambiante realidad sanitaria y social que estamos viviendo y sufriendo.

A lo largo de estos días sabéis decir palabras de aliento, apoyáis a quienes sufren, inspiráis alegría y esperanza.

En estas jornadas proyectáis vuestra luz con gestos ánimo, con sonrisas de entusiasmo y valor, con ejemplos de fe y optimismo.

Es muy importante valorar cada palabra oportuna, cada sonrisa amistosa, cada actitud animadora, cada pensamiento generoso, cada solución conjunta, cada iniciativa apropiada.

La Iglesia que peregrina en Huesca seguirá trabajando de modo incansable para afrontaresta situación desde la solidaridad, desde el compromiso, desde el más genuino sentido de fraternidad.

Os expreso públicamente reconocimiento por vuestro ser y vuestro buen hacer, gratitud por vuestro estímulo y valoración por vuestra actitud generosa.

Recibid mi cordial saludo y mi bendición.

+ JULIÁN RUIZ MARTORELL

Obispo de Huesca