print
 
PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Sanidad admite que la escasez de equipos de protección individual puede influir en el número de sanitarios contagiados


Fernando Simón la ha achacado a la escasez de equipos de protección individual



E. P.
25/03/2020

MADRID.- El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, admitió este martes que la escasez de equipos de protección individual (EPI) puede ser una de las causas de que España tenga una alta tasa de contagios de coronavirus entre sus sanitarios. Según las últimas cifras, 5.400 profesionales se han infectado, lo que supone el 13 por ciento del total de casos (39.673).

En rueda de prensa tras el Comité de Gestión Técnica del Coronavirus, el experto del Ministerio de Sanidad apuntó a tres causas que podrían estar implicadas en estas cifras. En primer lugar, lo achacó a los "dos o tres brotes" de coronavirus que se produjeron en hospitales al inicio de la epidemia, que tuvieron "un impacto" en el número de profesionales afectados. Junto a esto, Simón también resaltó que "algunos también se han podido infectar en la comunidad", y no durante su labor en los centros.

Otra de las causas, según Simón, es que el acceso a los EPI para los profesionales sanitarios "ha sufrido algunos momentos críticos en la capacidad de aportarlos", aunque puntualizó que el acceso a estos sistemas de protección "está resultando suficiente" a nivel general, por lo que circunscribió su escasez a casos puntuales. En este contexto, argumentó que esta situación se puede achacar a un problema de "disponibilidad global" de estos productos, por lo que existen problemas para acceder a ellos en el mercado.

Con respecto a la situación de colapso en algunos servicios asistenciales, y particularmente en las UCI, Simón avanzó que se va a generalizar "a todo el territorio español", coincidiendo con la llegada del pico de casos y la evolución de los pacientes ya hospitalizados. Por ello, apostó por "esfuerzos" para "racionalizar el uso de servicios" y conseguir material sanitario para que esta presión sobre las UCI no afecte al servicio asistencial.

Simón reiteró que "esta es la semana dura" en la lucha contra el coronavrus. "Todos estamos esperando a ver si hemos conseguido, con las medidas muy agresivas, llegar a ese pico y empezar a descender en número de nuevos casos. En muy breve tiempo deberemos ver si esto tiene efectos o no", resaltó. En cualquier caso, Simón puntualizó que, pese a que se aplane la curva de contagios, la situación en los centros sanitarios no va a mejorar de inmediato: "La presión sobre los hospitales va a ir más allá del momento en el que controlemos la transmisión. Los profesionales sanitarios van a tener un periodo de presión mucho más largo".

Preguntado acerca de si España está siguiendo la tendencia de Italia, el segundo país más afectado con casi 64.000 casos y seis mil muertes, Simón detalló que "ahora mismo no es fácil hacer comparaciones entre países. Los inicios de las epidemias no han sido igual, por lo tanto no se pueden valorar en la misma manera. Las maneras tampoco han sido igual. El impacto ha tenido que ser de diferente intensidad. Aunque es cierto que entre algunos países puede haber similitudes, hasta la fecha no podemos valorar una equivalencia en la situación de España ni con Italia ni China ni otros países europeos".

En este sentido, agregó que Italia comenzó a aplicar medidas restrictivas solo en las zonas del norte, las más afectadas, mientras que España activó el confinamiento a nivel nacional desde el primer momento. "Llevamos diez días desde las duras medidas a nivel nacional, en principio deben tener un impacto importante, se tiene que observar en estos días", comentó.

 

COMPRA DE MATERIAL

 

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Salvador Illa, ministro de Sanidad, recordó que las circunstancias "excepcionales" que ha provocado la pandemia por el coronavirus han propiciado que el Gobierno pusiera "todo el peso" y la capacidad de España para hacer una compra centralizada de materiales, en un mercado "muy difícil" en el que "todo el mundo" está intentando adquirir los mismos materiales.

"Nunca ha habido ningún impedimento para que las comunidades autónomas siguieran abasteciéndose de los productos que necesitan para la atención sanitaria, nunca lo hemos impedido. Las circunstancias excepcionales en las que nos encontramos, con un mercado desabastecido y con todo el mundo compitiendo para comprar materia"l ha hecho necesario poner todo el peso y la capacidad del Gobierno para adquirir estos productos", comentó este el ministro de Sanidad.