print
 
ENTREVISTA

Óscar Saura: "Esta crisis va a tener más impacto en los niños por estar en pleno desarrollo"


El psicólogo ribagorzano ofrece una serie de recomendaciones ante la situación de estado de alerta que atraviesa el país



ELENA FORTUÑO
25/03/2020

GRAUS.- El psicólogo ribagorzano Óscar Saura considera normal la mezcla de sentimientos que nos embarga ante esta crisis del Covid-19, que crea una situación nueva. "Lo único que podemos hacer es aceptar la situación y pensar que tiene un objetivo y necesitamos llegar a él. Y todo ello generando pensamientos positivos para sobreponernos". Aunque dependerá de cada persona cómo nos afecte, "de su capacidad de afrontamiento y habilidades, va a tener más impacto en los niños porque están en pleno desarrollo", asegura.

"Es normal sentirse triste, estresado, asustado, enfadado. Son emociones que todos vamos a sentir. Otra cosa sería que estos sentimientos nos desbordaran, interfirieran en nuestra capacidad para gestionar la situación y nos bloqueáramos". Para evitarlo, recomienda estar informados, pero con medida. "La sobre información hace que generemos emociones negativas que aumentan la percepción de riesgo, mayor a lo real". Por ello, invita a "airear la mente" y vivir en el presente.

"No sirve de nada ver qué va a pasar en el futuro. Si voy a contraer o no la infección. Hay que pensar en lo que tengo ahora y lo que puedo hacer siguiendo las indicaciones del Estado con el fin de controlar la propagación de la infección. Hay que limitar el tiempo viendo noticias sobre la enfermedad para ver una película, para juegos de mesa y, sobre todo, para el autocuidado". Así, aboga por un orden en la higiene y el cuidado personal, los horarios de comidas y de sueño y el de ejercicio, así como cuidar de la alimentación. "Todo redundará en un mejor estado psicológico y mental".

Recomienda cultivar las relaciones, respetando el distanciamiento social, pero con medios tecnológicos. "Es muy importante mantener el contacto, buscar el apoyo social y compartir lo que sentimos con la gente que queremos".

El caso de los niños es, a su juicio, el más delicado. "Supone una ruptura importante de su rutina diaria. Y hay que explicarles la realidad adaptada a su nivel de comprensión y su edad. Hay que decirles la verdad porque si no van a sacar sus propias conclusiones y pueden hacerse una idea desajustada. Es algo que en ellos va a tener más impacto porque están en proceso de aprendizaje. Están desarrollando su personalidad. Su cerebro está madurando y esto puede tener más impacto".

Aunque han de entender que es importante, hay que transmitirles seguridad. "Tienen que entender por qué hay que cuidarse, lavarse las manos, estar en casa, pero que entiendan también que su mundo sigue siendo estable y seguro. Que no van a estar solos. Que los vamos a seguir cuidando y que la situación es la que es". Aún así, sugirió que fuéramos algo más permisivos si se suben al sofá o están inquietos. "Necesitan moverse mucho porque forma parte de su desarrollo y es normal que se muevan por casa. En la medida de lo posible, dado que no podemos salir a la calle, hay que ser más permisivos para que sigan estimulándose", concluye.