print
 
ENTREVISTA

Jorge Arcas: "Estamos intentado mantener la forma, pero es difícil dentro de casa"


El ciclista profesional serrablés cumple con su entreno diario, adaptado al actual estado de confinamiento



MERCEDES PORTELLA
26/03/2020

SABIÑÁNIGO.- Muy complicada esta siendo el estado de alarma por la covid-19 para el mantenimiento de los deportistas. En Sabiñánigo, el ciclista profesional Jorge Arcas cumple diariamente a rajatabla con el entreno. "Nada mas levantarme hago de treinta minutos a una hora de rodillo, luego desayuno tranquilamente y al mediodía otra sesión hasta las tres de la tarde, después como con la familia y por la tarde, generalmente, la dedicó a ejercicio de fisio".

Dice que esta situación es dura "porque ahora mismo no tenemos objetivos a la vista, pero hay que llevarlo de la mejor manera posible porque no sabemos cuánto va a durar. Estamos en casa respetando las normas, y dar las gracias a todas las personas que están ahí fuera trabajando para que todo salga bien".

Hay incertidumbre porque no se sabe cuándo van a comenzar las competiciones. "No sabemos qué correremos, ni el calendario. Ahora estamos intentando mantener la forma, que es difícil dentro de casa porque no es lo mismo que en carretera, pero intentas mantenerte lo mejor posible y cuidarte".

El deporte de las dos ruedas conquistó a este serrablés desde que era un niño, aunque sentía cariño por el fútbol y le gustaba el esquí. "Fue una decisión difícil porque me gustaba mucho el fútbol, pero opté por el ciclismo. Mis padres me compraron una bici de carretera, empecé a participar en las Mini Quebrantahuesos, y allí, siempre lo digo, Ramón Tomas fue el que animó a correr las primeras carreras con la Peña Ciclista Edelweiss. Empiezas yendo todos los fines de semana a correr en distintas localidades de Aragón, y gracias a mis padres que eran los que me llevaban, me fui aficionando. Y ahí empezó todo".

Jorge Arcas se define como una persona "tranquila, sencilla, amable, cariñosa, y me gusta mucho ayudar a la gente". Cualidades junto a la perseverancia que le han servido para cumplir su sueño: estar en profesional, aunque al empezar a rodar de niño viera ese sueño como imposible. "Soñar con ser profesional hasta el último año de Sub-23 no me lo había planteado, fue entonces cuando me tome un poco más en serio este deporte porque hasta entonces iba en bici para disfrutar".

En ese último año de Sub-23 comenzó un grado de Nutrición a distancia y decidió apostar por el ciclismo.

A sus padres y su hermana, que le han apoyado siempre, se ha sumando mas gente. "Desde pequeño me han aportando mucho, y es lo que te queda. Ahora, en esta etapa, la vida diaria es muy dura, y ese apoyo es fundamental. Son muchas horas encima de la bicicleta y tienes poco tiempo para la vida social. Mi vida está encaminada a las dos ruedas. En un futuro, cuando tenga otras cosas que hacer, ya le dedicare más a la vida social".

Pero como dice Arcas, merece la pena "luchar por tus sueños y pensar en nuevos retos, como poder ganar una etapa de la vuelta, pero mientras me quieran como un buen gregario que soy, ya estoy más que feliz".