print
 
ALTO ARAGÓN - AGRICULTURA

Advierten que puede faltar mano de obra extranjera en el campo


Las restricciones de movilidadafectan a los trabajadores de fuera



MARÍA JOSÉ LACASTA
26/03/2020

HUESCA.- En pocos días o semanas comenzarán en el campo altoaragonés tareas agrarias como el aclareo de frutales, la recogida de las primeras cerezas (a final de abril) o el esquileo de las ovejas, unas labores que en años anteriores han realizado trabajadores extracomunitarios que se desplazaban desde sus países de origen a España. Las restricciones a la movilidad impuestas a causa de la emergencia sanitaria que ha creado el coronavirus deja en el aire la llegada de estos trabajadores, así como, más adelante, de maquinaria específica procedente de países como Holanda o Nueva Zelanda para la recogida del guisante y el haba.

Asaja y Ceos-Cepyme Huesca trasladaron este miércoles esta inquietud a la Subdelegación del Gobierno en Huesca para que a su vez la comunique al Ejecutivo central y sean conocedores de la situación para poder articular medidas y que no falte mano de obra. "Es estos momentos, debido a las restricciones en el movimiento de personas, (las extracomunitarios) tienen prohibida la entrada en la UE", aseguran desde ambas entidades.

Fernando Luna, presidente de Asaja Huesca, detalla que aunque el problema de falta de mano de obra "no es inminente, hay que prepararse porque parece que esta situación va a durar. Tienen que venir cuadrillas de otros países, hasta incluso extracomunitarias, y van a tener problemas de movilidad". A su juicio, "va a ser complicado encontrar mano de obra".

Junto esta inquietud, Asaja y Cepyme-Huesca enumeran otras consecuencias que el estado de alarma está generando en la agroindustria. Así, señalan que las limitaciones en la ocupación de vehículos para el desplazamiento al centro de trabajo ocasiona un "serio quebranto" dado que en muchos casos se trata de trabajadores que no cuentan con permiso de conducir o carecen de vehículo propio. Esta situación afecta fundamentalmente a explotaciones frutícolas, vitícolas, granjas de cerdas madres o en el caso de la ganadería extensiva, al ovino.

Otro problema añadido -aseguran- es la "imposibilidad" de encontrar en el mercado equipos de protección, mascarillas y guantes para equipar a sus trabajadores.

Añaden que determinados productos, como la carne de cordero en sus diferentes variantes, han sufrido una drástica caída de precios en lonja, cuando no una ausencia de cotización, debido a su destino era la restauración o la exportación. En el caso de los terneros de cebo el problema es el "frenazo" en la exportación de animales vivos a terceros países. "Se deben dar solución a estos sectores a través de los diversos mecanismos de ayuda articulados en los decretos publicados a raíz del estado de alarma".

Luna señala que también reclaman que se permita dar de baja temporalmente (y no por un año como sí se permite) a los contratos de potencia de suministro eléctrico que tienen las empresas del sector, y solicitan más agilidad y procedimientos automáticos a la hora de tramitar las medidas publicadas para mitigar la crisis, teniendo en cuenta que en el medio rural hay dificultad para acceder a la administración electrónica por la carencia de redes informáticas y telefónicas de calidad.