print
 
LA HOYA - MONFLORITE

Monflorite ayuda al bar para que no cierre tras el parón


El Ayuntamiento asume el pago de luz, agua y gas en el periodo actual



PABLO BORRUEL
26/03/2020

HUESCA.- El bar-restaurante de Monflorite recibirá la ayuda del Ayuntamiento para hacer frente a los gastos de electricidad, agua y gas, durante el estado de alarma por la covid-19, que obliga al establecimiento a permanecer cerrado.

De este modo, el Consistorio pretende asegurar la permanencia de uno de los servicios básicos de la población.

Para el alcalde Monflorite-Lascasas, Jesús Manuel López, "el bar es el único lugar donde nos podemos juntar los vecinos en el pueblo", aparte de las actividades organizadas por la Comarca.

El cierre precipitado del negocio ha llevado consigo que el alcalde se reuniera con las dos socias del negocio. "Hay que convencer a la gente de que luego todo seguirá igual y optimizar las instalaciones para que se ganen su negocio", comenta.

Este espacio, recuerda el primer edil, fue al principio "un multiservicio rural que se ha ido mejorando con terraza y desde hace cinco o seis años funciona como bar-restaurante".

La importancia de un bar-cafetería en los pueblos es uno de los aspectos resaltados por el munícipe. "Si no hay un punto en el pueblo en el que puedas ir a tomar un vermú, jugar una partida de cartas o echar unas charradas no es lo mismo y ahora que no lo tenemos es cuando más lo notamos", subraya.

En su opinión, "es mala suerte que cuando un negocio va bien tenga que cerrar y se pusieron en contacto con nosotros para que les pudiéramos ayudar".

Desde hace un mes y medio, Viorica Moldovan y Cristina Janina, dos jóvenes de 37 y 34 años, vecinas de Castejón de Arbaniés y Novales, respectivamente, y naturales de Rumanía, decidieron afrontar los primeros compases del bar-restaurante de Monflorite, y desde el periodo de alarma se han visto obligadas a suspender la actividad.

Según Viorica, conocida en Monflorite como Vio, "no hemos parado hasta el cierre" y destaca la satisfacción de los vecinos con el bar de la localidad. "El alcalde siempre nos ayuda y quiere que el bar esté abierto en el pueblo", manifiesta agradecida por la ayuda del Consistorio.

Tras cerrar el bar por el decreto de alarma, Vio reconoce que se asustó un poco al principio pero recibió ánimos por parte del alcalde y los vecinos de Monflorite.

Pese a la incertidumbre de cuándo podrá reabrir el negocio, Vio admite ser positiva y, sobre todo, "aguantar, tener paciencia, esperar y luego seguir" por lo que considera que "habrá que tomar decisiones correctas para empezar de nuevo" el negocio.

"Empezaremos otra vez desde cero", asume la trabajadora del establecimiento hostelero de Monflorite sin saber cuándo van a poder reabrir. "Después de un periodo malo la esperanza es volver a estar bien", expresa.