print
 
ATLETISMO - CRISTINA ESPEJO

Cristina Espejo ve "estupendo" el aplazamiento de los Juegos


La montisonense recibe con alegría la decisión ante el sueño olímpico



MIGUEL ÁNGEL BLASCO
26/03/2020

HUESCA.- Cristina Espejo ve con buenos ojos el aplazamiento de los Juegos Olímpicos de Tokio. La montisonense suspira de alivio en León, donde vive el confinamiento ya que es allí donde reside por su vinculación al Centro de Alto Rendimiento y días pasados mostró a este periódico su preocupación al ver que se alejaba su sueño olímpico.

Sin embargo, el panorama se ha despejado en los últimos días. "Ya te dije que era lo que había que hacer porque veía una clara desventaja respecto de unos países a otros y de unos deportistas a otros. Por mí lo veo bien porque no es lo mismo la opinión que teníamos los deportistas hace diez días cuando empezó todo esto que la que tenemos ahora, que estamos viendo que va para largo. Siete, ocho o diez días los puedes perder, pero un mes de entrenamiento cuando el objetivo de cuatro años de tu vida han sido unos Juegos Olímpicos, no. No podemos descansar tanto y estamos malentrenando".

De hecho, observa, "muchos días estoy intentando hacer otro tipo de actividad que no es correr que me puede lesionar o hacer algo y tampoco tengo servicios médicos ni fisio. Entonces, todo lo que hagas está mal y todo lo que no hagas también está mal. Una situación muy rara".

Ve "estupendamente bien" que se hayan pospuesto para poder planificar las cosas. "En efecto, es un cambio de planes muy drástico. Yo me fui a León hace cuatro años al inicio de un ciclo olímpico para hacer un ciclo olímpico. Ahora ya es otro año más. El ser humano nos catalogamos porque somos los que nos hemos adaptado a las circunstancias con el paso de los años. La vida se trata de eso, de adaptarse a las situaciones y de saber afrontarlas. Ha llegado así, miremos el lado positivo, que tenemos un año más para llegar con todo".

A título personal admite que también le viene bien ya que ha vuelto a sentir molestias en el glúteo, con lo cual el calendario se le presentaba más apurado. "Así lo tengo más claro, que sí que puedo llegar. Dentro de lo malo, no voy a decir que me viene mejor porque habíamos puesto todo y la preparación estaba con vistas a junio-julio".

La sorpresa del aplazamiento olímpico ha sido relativa. Su entrenador (Enrique Villacorta) forma parte del organigrama de la RFEA y ya le había dicho a Cristina que la situación iba para largo, "que estuviera tranquila y que no me agobiara".

"He hecho este año mucho trabajo con la bicicleta y prácticamente no he doblado ningún día por el tema del glúteo. Aún así me metí, más con bici que corriendo, en el Europeo de cros. Me cogí un rodillo y mi entrenador me dijo que no me agobiara. A partir de tener el rodillo retomamos la actividad y podré entrenar un poco mejor. Ya me dijo el entrenador que estas iban a ser mis vacaciones de verano. Probablmente a nosotros nos lo quiten todo y lo primero que tengamos en el calenadrio sera el campeonato de Europa de cross, que es en diciembre. Queda muchísimo tiempo y para llegar allí hay que pasar por Atapuerca, Soria y Alcobendas en noviembre".

Y por medio, ya veremos qué depara el calendario.