print
 
CONSECUENCIAS DE LA COVID-19

"Incertidumbre" en los campos de la construcción y el metal de Huesca ante un "improvisado" parón


Los sectores no esenciales han cesado este lunes su actividad por orden del Gobierno



BEGOÑA SIERRA
30/03/2020

HUESCA.- Las empresas de sectores no esenciales del Alto Aragón como la construcción y el metal han cerrado este lunes sus puertas hasta el próximo 9 de abril cargadas de incertidumbre y con unas cuentas difíciles de cuadrar.

Todas han bajado sus persianas para cumplir con la ampliación del decreto del estado de alarma dictada por el Gobierno este fin de semana. Algunas de ellas han aprovechado esta última jornada para cerrar pedidos, parar máquinas o dejar a buen recaudo el material de las obras que quedarán suspendidas a causa de una medida tomada para muchos “de  un día para otro”.

Y es que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó poco antes de la medianoche de este domingo el listado de actividades esenciales que pueden seguir desarrollando su actividad. Para el resto dio una moratoria de 24 horas con el fin de que ayer lunes ultimaran un cierre lleno de dudas y que afecta especialmente a los sectores de la industria y la construcción. La medida incluye un permiso retribuido para los trabajadores, algo que los empresarios afrontan con temor ya que no van a poder facturar. 

El teléfono de la Federación de Asociaciones de la Construcción de Huesca no ha dejado de sonar este lunes durante toda la mañana. Manuela Pastor, gerente de  esta entidad empresarial, ha manifestado que se han quedado en ‘stand by’ obras “que han dejado en comunidades de vecinos el ascensor a medio instalar o escaleras a medio hacer”.

Manuela Pastor ha valorado de forma negativa la paralización de la actividad de la construcción “porque es un sector prioritario de la economía y nuestra provincia tiene empresas muy pequeñitas, autónomos con uno o dos trabajadores, que tienen que seguir pagando el sueldo, pero no van a cobrar, por lo que allí hay un problema”. 

En esta línea, ha manifestado que el sector no sabe cómo va a salir de esta situación y cómo se va a ver afectado. “La medida es hasta el 9 de abril, pero luego nos vamos ya hasta después de Semana Santa, por lo que se empezará a trabajar el día 13. Todo esto crea mucha incertidumbre porque habrá pérdidas ya que los trabajadores tendrán que cobrar sin que se hayan terminado los trabajos, con lo cual su pago se pospone”, ha detallado.

La gerente ha apuntado que “el decreto está dudoso” y “crea incertidumbre” además de estar basado en la “improvisación”. “Nos podían haber avisado dos o tres días antes. No paran de llamarnos empresarios que tratan de traducir el decreto porque hay cosas muy subjetivas que hay que ir descifrando”, ha considerado.

La misma opinión ha manifestado Rogelio López, secretario general de la Federación de Empresarios del Metal de Huesca, quien ha indicado que este lunes también ha sido un día de muchísimas llamadas para esta entidad. 

“La actitud del Gobierno ha sido la de la improvisación. Han sacado una moratoria 'in extremis' y se está confundiendo a todo el mundo, por lo que en el sector empresarial hay un enfado mayúsculo. Hay que pagar nóminas y con el tema del permiso retribuido se está poniendo en peligro la viabilidad de muchas empresas y la gestión de la parte económica está siendo nefasta”, ha valorado.