print
 
ENTREVISTA

Raúl González: "Nos decían "marchaos cuanto antes, aquí no sabemos nada"


Raúl González, el confinamiento por la covid-19 encontró a este oscense de prácticas en Chile



ANA ROSA MAZA
31/03/2020

HUESCA. - Raúl González, oscense de 21 años, es estudiante de Enfermería y Fisioterapia de 4º curso en la Universidad de Lleida. A principios de febrero pasado, se trasladó a Temuco, capital de la provincia de Cautín y de la región de La Araucanía, al sur de Chile, dentro de un programa de movilidad de su universidad para la realización de las prácticas de su carrera durante siete meses.

A mediados de marzo, el hospital donde estaba realizando las prácticas canceló el programa. "Habían detectado algunos casos de coronavirus" en ese centro sanitario, explica González, a quien la decisión le pilló en medio de un viaje de última hora que había organizado con otros tres españoles y una mexicana a la Isla de Pascua. La celeridad con la que a todos los niveles se empezaron a tomar medidas de contención del virus a nivel mundial provocó que ese mismo día -16 de marzo- Raúl y sus otros compañeros de viaje se encontraran el aeropuerto de la Isla de Pascua cerrado, por orden de la Gobernación de la región (similar a la autoridad autonómica en España).

Ahí comenzó su periplo para poder dejar el país, aunque antes debía salir de la Isla de Pascua. "La compañía Latam es la única que opera vuelos entre la isla y el continente y no quería operar si no tenía pasajeros. La región, que durante toda la estancia en la isla nos trató excelente, llegó a un acuerdo con la compañía para operar dos vuelos con material sanitario y alimentos y que al regreso devolviera a todos los turistas al continente".

Durante los días que permanecieron confinados en la Isla de Pascua y posteriormente para la tramitación de su viaje de regreso a España, Raúl González y el resto de españoles que estaban con él se pusieron en contacto con el Consulado Español en Santiago de Chile. El oscense cuenta que, mientras estuvieron en la Isla de Pascual les remitieron "al twitter de la Gobernación porque que ellos no sabían nada. La información después tampoco fue concisa. Nos decían "marchaos cuanto antes, aquí no sabemos nada", explica.

Ante la incertidumbre de si iban a poder salir del país, y aunque la opción de la repatriación existía, según la información recibida por su familia en España, González y el resto de españoles aceleraron el trámite de conseguir un vuelo de vuelta a España. "Compramos uno para el jueves 26, que fue cancelado y finalmente salió el martes 24 con destino a Barcelona, vía Sao Paulo", justo dos día antes de que el confinamiento en Chile fuese total. "Ahora mismo ahí nadie puede salir, las ciudades están cerradas, incluso para el supermercado solo se puede ir en caso de que se pueda llamar por teléfono a la policía y te de un justificante", explica.

Desde el día 26, Raúl busca la forma de ayudar, como enfermero fisioterapeuta "o limpiando, cocinando o ayudando en lo que sea", contactando con Cruz Roja, residencias de mayores y al servicio del Ayuntamiento, aunque por el momento sigue esperando respuesta.