print
 
PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Alfredo, de Transportes Callizo: "Creemos que estamos empezando el mes más crítico para nuestra provincia"


El cierre de comercios e industrias oscenses reduce el trabajo de los repartidores de paquetería que, por contra, aumenta por el incremento de la venta por internet



PATRICIA MAIRAL
03/04/2020

Los servicios de reparto de paquetes y transporte de mercancías son esenciales durante este periodo de confinamiento pero las circunstancias han obligado a las empresas de este sector a ajustar sus medios a la nueva realidad.

Este abril se prevé un mes difícil. Alfredo, de Transportes Callizo, asegura: "Creemos que estamos empezando el mes más crítico para nuestra provincia que será muy complicado de afrontar si seguimos sin ayudas del gobierno para las empresas". Comenta que entre las ayudas que ofrecen las instituciones para estos momentos de crisis se han olvidado de las empresas que también se están viendo muy afectadas y "supondrá un roto para esta provincia" augura.

Este sector ha reducido el volumen de su carga laboral, en muchos casos "al cincuenta por ciento. Por un lado, se trabaja con comercios e industrias que han cerrado, mientras por otro, el envío de material sanitario y de comercio "online" a particulares aumenta", como explica Alfredo, de DHL. Por eso insiste en que "seguimos trabajando igual", como asegura Héctor desde Tipsa, pero con la particularidad de "ajustar los medios de que disponemos para amoldarnos a esta situación excepcional y con el objetivo de mantener a toda la plantilla y autónomos con los que trabajamos", explica Alfredo, de Transportes Callizo.

Afirman que se redujo el envío "ecommerce" cuando arrancó el estado de alarma, dando "un gran bajón", sin embargo, se ha incrementado este mes de abril "llegando a niveles similares a los de hace una mes, antes de la crisis sanitaria", desvela Alfredo. También ayuda, revela Ángel, de MRW, que "algunos comercios de Huesca prefieren que no vayan los clientes a sus establecimientos y han optado por realizar los repartos a domicilio con nosotros dentro de la misma ciudad".

A pesar de continuar el reparto diario, el volumen es menor y en algunos casos como en Tipsa comentan que están estudiando la posibilidad de un ERTE porque "se ha recortado el número de empleados, por ejemplo, en la oficina hemos pasado de cuatro a dos, uno por la mañana y otro por la tarde".

Cabe destacar que algunos de los envíos que están realizando son sin coste alguno. Este sector se ha solidarizado con la situación y transporta materiales necesarios, sin portes, para aquellos que los necesitan.

La principal dificultad con la que se encuentran es la alta exposición a la covid-19 porque muchos de los envíos que llevan son a lugares foco de contagio como cajas de geles hidroalcohólicos a residencias de mayores del Alto Aragón, las protecciones de rostro de Julio Luzán a colectivos de riesgo y muchos paquetes a decenas de particulares al día que no saben si están manteniendo la seguridad y medidas de higiene. Ante lo cual, para evitar contagios se toman medidas como no permitir que se firmen albaranes, ni en las pda, dejar el paquete en la puerta y retirarse unos pasos para atrás tras llamar al timbre o incluso dejarlo en el ascensor. Son pequeños actos que ayudan a evitar que se transmita el coronavirus.

Además, la gran mayoría de las empresas dotan a sus transportistas y repartidores de mascarillas, guantes, geles hidroalcohólicos y la desinfección de sus camiones y furgonetas, pero les resulta tan complicado encontrarlos como a los sanitarios. En el caso de Transportes Callizo, Alfredo cuenta a este periódico que, como muchas empresas en nuestra provincia, "mantenemos todas las medidas, hacemos un control de temperatura cada mañana, se advierte de la necesidad de ir cambiando frecuentemente de guantes, se desinfecta con asiduidad la oficina, el almacén y los vehículos, dotamos a los profesionales de gel hidroalcohólico y todos llevan mascarillas, pero todo esto ha sido posible gracias a las empresas con las que trabajamos porque ayudas institucionales no estamos teniendo". En este sentido, explica que las mascarillas se las deben a la solidaridad de la sociedad, el gel y el desinfectante, a empresas con la que trabajan habitualmente.

De momento, tan sólo Correos, que estos días solo presta el servicio postal público obligatorio con el personal mínimo imprescindible, ha reducido el horario de sus oficinas, de 9:30 a 12:30 horas. Y, aunque con algunos retrasos por el ajuste horario, está realizando el servicio de reparto de correo ordinario, dando prioridad a las cartas urgentes, burofax y telegramas.