print
 
PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

La pandemia del coronavirus ha provocado ya más de 50.000 muertes


Estados Unidos es el país con más contagiados y alcanza ya los 6.000 fallecidos



EFE
04/04/2020

MADRID.- El coronavirus no da tregua y las cifras de su avance por el mundo no dejan de crecer: más de un millón de personas infectadas desde diciembre y más de 50.000 muertos.

Ante estas cifras facilitadas este viernes por la Organización Mundial de la Salud, el director general de esta agencia, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que el mundo afronta una crisis sanitaria con "profundas consecuencias sociales y económicas", en una lucha "por salvar vidas pero también modos de vida".

A la cabeza de los contagios a nivel global se sitúa Estados Unidos, con más de 200.000 infectados, de ellos 6.000 fallecidos, y una tendencia al alza que, se prevé, se prolongará un tiempo. Le seguirían Italia y España.

Mientras la situación en China, y más en concreto Wuhan, origen de esta covid-19 en diciembre pasado, va mejorando y se recupera poco a poco la normalidad, Rusia (4.149 casos y 34 fallecidos) considera que el pico de contagios no se ha superado y no descarta un grave empeoramiento.

En Alemania en las últimas veinticuatro horas se registraron 145 fallecimientos hasta situarse en 1.017. El número de contagios, con 6.174 más en un solo día, alcanzó los 79.696.

En Francia, son ya 5.091 los muertos en hospitales y 1.416 en residencias, hasta sumar un total de 6.507 fallecidos.

El coronavirus también tiene graves efectos en el trabajo y la economía, ante lo que se preparan organizaciones y países.

Así, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, destacó que esa organización movilizará su reserva de emergencias para préstamos, de un billón de dólares, para afrontar "una crisis nunca antes vista".

Además, este viernes se informó de que el índice de desempleo en Estados Unidos, el país actualmente con la mayor tasa de contagios del coronavirus, llegó al 4,4 % en marzo, frente al 3,5% de febrero, al paralizar la pandemia la actividad económica.

Estados Unidos, según el Departamento de Trabajo, perdió en marzo 701.000 empleos, con lo que rompió la tendencia de 113 meses de crecimiento consecutivos, y las solicitudes de subsidio por desempleo alcanzaron la semana pasada el récord de 6,64 millones, más del doble que las registradas la semana precedente (3,28 millones).

Ante la COVID-19, el Congreso estadounidense ha aprobado el mayor paquete de estímulo fiscal de la historia, por valor de más de dos billones de dólares, que incluye la ampliación de la cobertura por desempleo, la transferencia directa de efectivo a los hogares y fondos multimillonarios para ayudar a pequeñas y medianas empresas.

El presidente del Tribunal de Cuentas de Rusia, el exministro de Finanzas Alexéi Kudrin, calculó la contracción del PIB este año en entre un 3 y un 5 por ciento e, incluso, alertó de una crisis similar a la de 2009, cuando la desaceleración fue del 8 por ciento.

Para intentar impedir despidos masivos, Alemania ha recurrido al "Kurzarbeit", una modalidad de jornada reducida en la que el Estado paga temporalmente hasta dos tercios del salario, a la que ya se han acogido grandes firmas como Volkswagen, Bosch, Adidas, ThyssenKrupp Daimler, Tui y Lufthansa y que pretenden solicitar hasta unas 470.000 empresas.

Mientras tanto, la Unión Europea (UE) sigue mostrándose dividida entre quienes abogan por la emisión de coronabonos para afrontar el impacto económico del coronavirus (España, Italia y Francia, entre otros) y quienes prefieren el Mecanismo de Estabilidad (MEDE).