print
 
ATLETISMO

El atleta oscense Javier Camarón, en primera línea de fuego


123
Es internista en el Hospital Juan XXIII de Tarragona y está viviendo la pandemia como una "guerra absoluta"



MIGUEL ÁNGEL BLASCO
05/04/2020

HUESCA.- El oscense Javier Camarón está en primera línea de fuego como médico especialista en medicina interna en el Hospital Universitario Joan XXIII de Tarragona. Su trabajo en esta pandemia le ocupa alrededor de noventa horas semanales y a duras penas puede compaginarlo con los entrenamientos que iban encaminados a iniciar la temporada con Intec-Zoiti (es lanzador de peso) en la puesta de largo en la Liga de División de Honor.

Es su tercer año de residente y le está tocando vivir casi una "guerra absoluta", si bien señala que en Tarragona las aguas bajan más calmadas que en Barcelona o Igualada. "Es un colapso que podemos llegar a atender", observa, si bien afirma que "la tensión emocional es bastante dura".

"Hay que tener en cuenta que los enfermos están solos y se tienen que pegar entre dos y tres semanas así. Los que van bien lo pueden sobrellevar mejor, pero los que van mal se mueren solos, aunque ahora está cambiando la cosa. Nos restringen mucho las entradas porque los equipos de protección están muy limitados y hay que optimizar", explica.

Cuando el coronavirus entró en España, recuerda, "pensábamos que nuestra sanidad era superior a la de China y que iba a haber algo de colapso, pero no todo lo que ha sido. Al principio lo veíamos como una gripe y ya hemos visto que no es así. La gripe se lleva a mucha gente, pero es una enfermedad que tiene defensas que ya conocen ese virus y lo puedes atacar, con lo cual la gente no se muere ni se pone tan mal salvo quienes son más mayores y tienen muchas patologías. Pero este virus es nuevo y al no tener defensas infecta mucho más y es más peligroso. Aunque hay mucha gente mayor, también estamos viendo a bastante gente joven afectada. Una gripe normal se pasa en cuatro o cinco días y aquí los intubados tienen que estar mínimo dos o tres semanas".

Reconoce que en el origen de la pandemia acudían con miedo a trabajar, si bien admite que al entrar menos a las habitaciones son las enfermeras las que están más expuestas al peligro de contagio. Toca madera para no verse afectado.

La exigencia es mayúscula, si bien indica que, más que el trabajo físico, al que ya están habituados, "lo que machaca es el cansancio emocional, hasta llegar al agotamiento, porque es el día a día constante".

¿Y entrenar "Me estoy intentando obligar a hacer ejercicio en casa, sobre todo los días que no tengo guardia. Son circuitos y ejercicios de tonificación. Pero más que por estar en forma, por la cabeza. Ha sido una pena todo esto con la ilusión que teníamos todos con la Liga. Estábamos ya casi para debutar pero al final lo prioritario es la salud y el problema que tenemos. Creo que la temporada está perdida porque no merece la pena. Lo más adecuado sería aplazarlo. Calculo que en casa estaremos como mínimo un par de semanas más. Hasta que se ponga en marcha todo, hasta bien entrado el verano, no habrá cierta normalidad. Sería lo prudente. Creo que esto va para largo".

Afirma estar viviendo una experiencia "espectacular". "Soy una persona racional, de los que gusta dejar el trabajo en el trabajo y no traerlo a casa. Pero con esta situación es complicado, y cuesta dormir porque no dejas de pensar en lo mismo. Llegas casa y cada día es así. Y también la incertidumbre de si te vas a contagiar o no".

Vive solo en su piso de Tarragona y tiene a su madre y a su hermano en Huesca, lo mismo que a sus abuelas. Todos bien.

Y mira el lado positivo de lo que está viviendo. "Puestos a vivir una experiencia, pienso que estoy en el mejor sitio para poder echar una mano. Me siento un privilegiado por hacer lo que hago y poder vivir de lo que me gusta".

Pero hace un guiño reivindicativo. "Lo de los aplausos me parece muy bien, pero en cuanto esto acabe me gustaría saber qué va a pasar con la sanidad y los sanitarios. Hay cosas como los turnos de trabajo, la escasez de material o las guardias que no cotizamos en España ningún médico. Es un gesto muy chulo que te aplaudan, el primer día lo viví en el hospital y fue muy emocionante. Pero veremos cuando pase esto si la gente se manifestará y si apoyarán a los sanitarios".

Como profesional de la medicina, un consejo. "Que se cumplan las restricciones de no salir, tener mínimo contacto posible con las personas mayores de la familia y sobre todo las condiciones higiénicas del lavado de manos".