print
 
PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

El miedo al coronavirus reduce las visitas a urgencias por ictus e infartos


En los hospitales de Huesca y Barbastro se acusa un descenso "muy importante"



BEGOÑA SIERRA
06/04/2020

HUESCA.- El miedo a contraer el coronavirus ha provocado un descenso relevante en el volumen de casos de ictus e infartos que se atendían habitualmente hasta que se decretó el estado de alarma en las urgencias de los centros hospitalarios del Alto Aragón. Aunque no hay estadísticas concretas, lo cierto es que marzo, mes en el que estalló la pandemia, ha dejado menos asistencias de este tipo a nivel de toda la comunidad autónoma, según informaron este domingo desde el Gobierno de Aragón.

Por su parte, José Ignacio Castaño, gerente de los sectores sanitarios de Huesca y Barbastro, explicó que "tanto en los centros de salud como en los servicios de urgencia hospitalarios se ha notado una caída muy importante en algunas patologías que no debería producirse, porque no hay que olvidar que se siguen produciendo infartos e ictus".

El gerente advirtió que ante cualquier tipo de síntoma que apunte a estas dos dolencias hay que acudir al médico de cabecera o a las urgencias "porque a veces avisan, pero no lo hacen dos veces". Planteó que "en estas fechas muchos pacientes se están reteniendo posiblemente por el medio al coronavirus y cuando acuden es tarde, y no se puede actuar". Para evitar este tipo de situaciones, José Ignacio Castaño transmitió a la población un mensaje de tranquilidad y explicó que tanto en los centros de salud como en las urgencias se han habilitado espacios separados para que los ciudadanos puedan acudir sin miedo.

Desde esta idea lanza también una llamada de atención a la población y recuerda "que se puede morir por otras patologías, además de por coronavirus, y que si alguien tiene algún síntoma de ictus o de infarto no puede esperar a que pase la pandemia".

Debido a la situación actual, tanto en los centros de salud como en las urgencias hospitalarias de los sectores de Huesca y Barbastro se han creado dos circuitos: uno para las personas con patología infecciosa que pudiera deberse, supuestamente, al covid-19 y otro para atender a aquellas que no lo son. "La población puede acudir a urgencias, no debe preocuparse porque todo está perfectamente habilitado y a veces esperar más del tiempo debido es contraproducente", reiteró.

En concreto, en el Hospital San Jorge hay tres zonas diferenciadas: las urgencias generales, en donde se concentran los pacientes con patología infecciosa respiratoria, la zona de rehabilitación, para los no contagiados por covid-19, y una tercera zona en Consultas Externas para patología oftalmológica, otorrinolaringología y traumatología poco compleja.

 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

 

El Gobierno de Aragón, a través de sus redes sociales, ha lanzado una serie de mensajes para concienciar de la importancia de reaccionar debidamente ante un cuadro de ictus o infarto.

Respecto a los ataques cardiacos informa que pueden aparecer de forma repentina, pero muchas personas presentan síntomas días, horas o incluso semanas antes. Entre ellos destacan: presión o dolor en el pecho, nauseas, indigestión, ardor de estómago o dolor abdominal, falta de aire, sudor frío, fatiga y aturdimiento.

Un ictus ocasiona dificultad para hablar o entender, pérdida repentina de fuerza o sensibilidad en el cuerpo, pérdida de visión, descoordinación en la motricidad y un intenso dolor de cabeza diferente a los habituales.