print
 
ÍNDICE DE PRECIOS DE CONSUMO

El abaratamiento de la energía deja plana la inflación


La cifra interanual quedó en el 0,0 %, marcando la tasa más baja de los últimos cuatro años



EFE
16/04/2020

MADRID.- El abaratamiento de los carburantes y, en menor medida, de la electricidad moderaron la inflación interanual en marzo hasta dejarla plana (0,0 %), marcando así la tasa más baja en los últimos casi cuatro años.

El índice de precios de consumo (IPC) se moderó siete décimas respecto al crecimiento interanual de febrero, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), rompiendo así con el crecimiento que había experimentado la cesta de la compra desde agosto de 2016 (menos 0,1 %).

El INE señala que la calidad de los datos recogidos es similar a la habitual pese a que parte de la cesta de la compra del IPC no está disponible desde la declaración del estado de alarma (15 de marzo), que supuso el cierre de toda la actividad comercial salvo la alimentación y farmacia.

No obstante, añade que la emergencia sanitaria sí tendrá consecuencias en la recogida de precios y el cálculo del IPC de abril, por lo que está trabajando con Eurostat y otros institutos de estadística de la UE en medidas metodológicas comunes que permitan disponer de un indicador de calidad.

A la baja de los precios tiraron el transporte -con una caída de precios del 2,4 %, frente al alza del 1,8 de febrero-, por el abaratamiento de los carburantes tanto para el transporte personal como para el aéreo de pasajeros, y la vivienda -con un descenso del 4,8 %, un punto más que en febrero- por la electricidad y el del gasóleo para calefacción. Por el contrario, los alimentos y bebidas no alcohólicas subieron el 2,5 %, cinco décimas más que en febrero.

Para CCOO, esta moderación de la inflación "es reflejo de la debilidad de la demanda interna, hibernada durante la actual crisis sanitaria y que seguirá debilitada durante los próximos meses", una previsión con la que coincide la patronal.

La CEOE cree que, en los próximos meses y en línea con la evolución de los precios del petróleo, se espera una significativa moderación de la inflación, que llegará a alcanzar tasas negativas, aunque dependerá de la evolución de esta materia prima y de los efectos sobre la actividad económica derivados de la extensión temporal de la crisis del coronavirus.