print
 
CONSECUENCIAS DE LA COVID-19

El grupo Covid-19 Huesca ha entregado ya 5.900 pantallas de protección


Cien personas apoyan esta iniciativa que distribuye material preventivo en la provincia



B. S.
18/04/2020

HUESCA.- El grupo Covid-19 Huesca se ha superado día a día desde que comenzó la pandemia y ya ha entregado un total de 5.900 pantallas de protección a centros de salud de toda la provincia altoaragonesa.

Patricia Heredia, miembro de este grupo que suma ya más de cien personas, explica que 70 de ellas se dedican a imprimir en 3D las piezas necesarias para muchos de los elementos de prevención frente al coronavirus que fabrican. "Otras colaboran con otro tipo de labores, o montando las pantallas o llevando a cabo el transporte", detalla esta joven que dispone en su casa de dos impresoras 3D que suele poner a pleno rendimiento. Además de a los centros de salud, el grupo Covid-19, compuesto por voluntarios y múltiples empresas oscenses, también entrega estas pantallas a comerciantes y a otras entidades. Del proceso de producción comenta que el material para cada chasis de las pantallas tarda en imprimirse entre una hora y una hora y media, depende del modelo, "ya que hay unas que van cerrados por arriba, que son los que se han entregado a quirófanos". Cada pieza lleva además un acetato y una goma para sujetar.

Pero el grupo Covid-19 Huesca ha ido más allá de las pantallas de protección. "Ahora hemos empezado a hacer unos salvaorejas, que nos pidieron inicialmente desde el Hospital Miguel Servet de Zaragoza y que ahora entregamos ya por Huesca". Sobre esta peculiar pieza, de las que ya han donado unas 700, detalla que se trata de una sujeción que evita las rozaduras que ocasiona el uso de mascarillas en las orejas a quienes las llevan durante todo el día. "Es como una tira flexible con ganchitos que se coloca detrás de la cabeza y se enganchan a ella las gomas de la mascarilla, de manera que se sujeta allí", apunta Patricia Heredia, que detalla que cada hora se pueden fabricar unos 10 salvaorejas con una única impresora 3D.

Además, dentro de este ingenioso paquete de objetos, destaca también un utensilio hecho en poliamida con el que se pueden abrir las puertas con los brazos de manera que se evita tocar las manivelas o los pomos de uso común, reduciendo así la posibilidad de contagio. Estos elementos se han distribuido en el Hospital de Barbastro.

La lista de ingeniosas propuestas incluye además unas cajas de metacrilato con las que se cubre al paciente afectado de coronavirus a la hora de intubar para evitar que los posibles fluidos que puedan saltar lleguen al sanitario. Un empresario de Fraga que posee una cortadora láser se encarga de dar forma a estas cajas transparentes que se pegan con un material especial que se vende en farmacias. De estas piezas se entregaron ayer un par al 061 "porque las utilizan cuando hacen el transporte de personas enfermas en camilla y les tienen que poner respiradores de mano", concluye.