print
 
MÚSICA

Cincuenta años de música y de historia de Huesca


123
La Orquesta Sertoriana de Pulso y Púa cumple este 2020 medio siglo de vida, una efeméride que iba a celebrar este mes



JOSÉ MARÍA LAFUERZA
01/06/2020

HUESCA.- La Orquesta Sertoriana de Pulso y Púa de Huesca cumple este año medio siglo de vida (1970-2020), y para celebrarlo los actuales componentes estaban el pasado mes de marzo trabajando y ensayando el repertorio elegido para el concierto previsto en los últimos días de este mes de junio, pero desde que el 14 de marzo se promulgó el estado de alarma por la pandemia del coronavirus, esa misma semana se suspendieron los ensayos en la Escuela Municipal de Música y Folklore, en la que está integrada la orquesta desde hace un par de años.

También estaban programadas dos actuaciones más, y una exposición fotográfica con los momentos más significativos de estos 50 años, que se han aparcado, al igual que el concierto con el que quería festejar sus bodas de oro con los oscenses.

Pese a todo, los componentes de la orquesta continúan con la ilusión de poder celebrar y recordar este hecho como se merece, y permanece en la mente de todos el poder realizarlo este próximo otoño si las circunstancias lo permiten, o dejarlo para el 2021 en caso de que no pudiera llevarse a cabo.

La historia de esta agrupación musical está ligada a la de la ciudad. Según estudio realizado y publicado en el año 2011 por el profesor de la Universidad de Zaragoza Jorge Ramón Salinas, los últimos años del siglo XIX en Huesca tuvo gran desarrollo y difusión de la música, fundamentalmente la profana, con la aparición de diversos grupos de cuerda pulsada como la Rondalla Oscense (posiblemente su director fue Florencio Pareja), la Rondalla Terpsícore o la de Blas Lafarga, que salpicaban la programación oscense con bailables modernos, adaptaciones de pasodobles y zarzuelas.

Ya fue en el pasado siglo XX, en 1910 según notas de Enrique Capella, cuando su padre Enrique Capella Abadías, quien dirigía entonces la Rondalla Oscense, dio un giro a la misma y fundó la Rondalla Sertoriana, de la que formaron parte músicos muy conocidos como: Dámaso Ger, Luis Roig, Jesús Asún, Miguel Ballabriga, Agustín Cuello, Marcos Gari y su hijo Eliseo, El Molinero de Morana, Rosendo Martínez, Pedro Montorio (padre de Daniel), Agustín Auserón, etcétera.

Fueron muy celebrados los conciertos de esta rondalla, especialmente en las fiestas de San Lorenzo, las de San Martín, veladas en el Café de la Unión y actos culturales de la ciudad.

La jota fue una faceta más de este grupo, que contó con las voces de los joteros oscenses de la época como el maestro Fidel Seral, "Lereta", Teodoro Sanagustín "El Chino", Gabriel Oliván, "El Piojo", "Pisón", "El Pollo", "El Bolero", etcétera, y en mujeres "La Marraseta", la entonces muy joven Camila Gracia, y otras.

Esta agrupación tuvo una vida aproximada de veinte años, y una de sus últimas actuaciones, ya en declive y muy mermada, con dedicación casi exclusiva a la jota, fue en la inauguración de la Plaza de Toros de Huesca en el año 1929.

La Orquesta Sertoriana de Pulso y Púa tuvo sus inicios en la primavera del año 1970 bajo la denominación de Orquesta de Pulso y Púa Nueva Sertoriana, como continuadora de la anterior Rondalla Sertoriana, fundada y dirigida en 1910 por Enrique Capella. Los primeros pasos se dieron como consecuencia de las veladas que celebraban, normalmente los domingos por la tarde, cuatro o cinco amigos con aficiones musicales comunes de pulso y púa en la vivienda de alguno de ellos, especialmente en la de Jesús Montull que, sin duda, fue el más entusiasta promotor.

Los primeros componentes fueron el citado Jesús (guitarra), Valero Montull, Mariano Mairal, Antonio Ballarín (bandurrias) y Evaristo Reula (laúd). Todos ellos pertenecieron a la extinta Agrupación de Jota de San Lorenzo de Educación y Descanso, que se había disuelto unos años antes, en 1965-66.

Enrique Capella (hijo), se enteró de la creación de este grupo musical, se ilusionó con el proyecto y se unió al mismo, igual que otros tres músicos que, como Enrique, habían formado parte de la Rondalla Sertoriana de principios del siglo XX: Miguel Ballabriga, Agustín Auserón y Agustín Cuello. También se incorporaron al grupo instrumentistas de la especialidad de los grupos de jota existentes en la ciudad, como Enrique de Osso, Mariano y Antonio Zaragoza, Sebastián Ordás y otros.

Los ensayos continuaron en la casa de los hermanos Montull, hasta que al fundarse la Escuela Municipal de Jota, presidida por Pedro Lafuente, se consiguió un local en la misma, en el que se continúa en la actualidad, aunque en distinta ubicación.

En los comienzos no hubo un director fijo, alternándose en esta labor alguno de los componentes más cualificados, y en un periodo corto de tiempo la orquesta fue dirigida por Juan Saiz. Muy poco después se hizo cargo de la dirección, Santos Pueyo Laín, quien permaneció en el puesto más de 30 años, hasta poco antes de su fallecimiento en agosto de 2003. Posteriormente la asumió el subdirector y primer guitarra, Félix Orduna, quien al poco tiempo debió dejarlo a petición propia por motivos de salud, tomando el relevo desde mediados del año 2003 José María Calavera, quien asumió este reto hasta el 2010.

En el año 1985 la agrupación se constituyó como Asociación Cultural, siendo su primer presidente Mariano Mairal, y en la asamblea general del año 1991 se acordó suprimir del nombre lo de Nueva, quedando con su actual denominación de Orquesta Sertoriana de Pulso y Púa al estimar que lo de "Nueva", a pesar de la antigüedad de la orquesta, podría inducir a error.

En el año 2010 se hizo cargo de la dirección Mariano Mairal, hasta primeros de 2015, y Guillermo Planas lo sustituyó hasta mediados del pasado 2019.

En cuanto a los músicos instrumentistas, por la orquesta han pasado durante estos cincuenta años cerca de un centenar de componentes, en las modalidades de bandurria, laúd, guitarra, guitarro, bajo, mandolina, requinto y violín.

Durante estos años ha realizado unos 400 conciertos de todo tipo, en localidades aragonesas y limítrofes como Lérida, y también en Francia (en dos ocasiones), aunque la mayoría en Huesca capital, muchos de ellos de tipo benéfico y solidario en centros asistenciales o residencias de mayores.

De los más recientes, cabe destacar el ofrecido en 2005 en el salón de actos de la Diputación Provincial como homenaje a Músicos Autores Oscenses, o el de 2010, en el mismo escenario, dentro del 40 aniversario de la orquesta.

La Sertoriana de Pulso y Púa ha intervenido en varias ocasiones en programas de radio y televisión local o regional, y participó en la grabación del Himno de Aragón en el año 1989, bajo la dirección de su compositor Antón García Abril.

La agrupación ha recibido algunas distinciones, siendo la ganadora en el concurso de la especialidad celebrado en Zaragoza en el año 1978, único al que se ha presentado.

Sería imperdonable no mencionar aquí a José María Cadena, alma mater de la asociación y orquesta en estos últimos 35 años, desde su incorporación en 1985 como secretario de la asociación desde su constitución ese mismo año y hasta hace un par, que dejó la agrupación por edad, como presidente.

La orquesta dispone de un archivo con más de 350 piezas de diversos géneros, algunas de ellas compuestas o adaptadas por músicos de la orquesta, especialmente por Miguel Ballabriga que, además, compuso una dedicada a la misma, la jota La Sertoriana, a la que últimamente se han sumado algunas de bandas sonoras de películas y de otros tipos de música más actuales.