print
 
IGLESIA

Barbastro despide con toda solemnidad su Año Jubilar


12
El obispo Ángel Pérez anunció durante la celebración en la catedral que la capital del Somontano será sede del VIII Congreso Nacional de Cofradías en febrero de 2023



ÁNGEL HUGUET
29/06/2020

BARBASTRO.- El obispo Ángel Pérez y el prelado emérito Alfonso Milián clausuraron este domingo el Año Jubilar Extraordinario que concedió el Papa Francisco a la Diócesis de Barbastro-Monzón con motivo del 400 Aniversario de la Procesión General del Santo Entierro (1619-2019) por decreto de la Penitenciaria Apostólica fechado en Roma el 25 de julio de 2018. El cierre del Jubileo debía ser en marzo pero fue imposible por el estado de alarma por la pandemia.

Los obispos concelebraron con el vicario general, Ángel Noguero, el secretario-canciller, Pedro Escartín, y el consiliario de cofradías, José María Ferrer. El solemne acto celebrado en la Catedral reunió a Silvia Peropadre, presidenta de la Junta Coordinadora de Cofradías, presidentes, presidentas y hermanos mayores de siete cofradías penitenciales y dos representantes de cofradías de las comarcas de Sobrarbe y de Ribagorza.

El alcalde Fernando Torres -cofrade de Nuestro Padre Jesús Nazareno- presidió la representación de autoridades locales, entre ellas el concejal y senador Antonio Cosculluela y el concejal y presidente de la Comarca, Daniel Gracia. La capacidad actual de la seo (204 personas) se limitó a 150 personas. La coincidencia con jornada festiva y la situación marcada por la prudencia hicieron inviable la asistencia de más sacerdotes diocesanos, a diferencia del 28 de marzo de 2019 en la apertura que presidió el cardenal y presidente de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella.

En el transcurso del acto, monseñor Ángel Pérez anunció que Barbastro será sede del VIII Congreso Nacional de Cofradías, del 9 al 12 de febrero de 2023, a petición de la junta coordinadora que tuvo respuesta favorable de la Comisión Permanente de Encuentros.

La ciudad fue sede del Encuentro Nacional celebrado en 2010 y lo ha sido de varios regionales por iniciativa de las cofradías.

Las cifras son 5.208 cofrades en la diócesis de 40 cofradías registradas y 20 pendientes, entre penitenciales y sacramentales. "La religiosidad popular es el sistema inmunitario de la sociedad", cita del Papa Francisco que recordó el obispo Pérez para destacar la labor conjunta que realizan las cofradías en la diócesis.

En la misma línea, recordó la primera procesión general del Santo Entierro, impulsada por Pedro de Ruesta, arquitecto, escultor y prior de la Cofradía de la Vera Cruz, hace cuatro siglos.

En el transcurso de la homilía informó de la incorporación de un paso nuevo dedicado a la Última Cena -ya existió- que se sumará a 15 pasos e imágenes de siete cofradías.

En relación a la Semana Santa no celebrada, dijo el prelado que fue "la más cruel y dura", con un recuerdo emotivo a los cofrades, hacia las víctimas de la pandemia y por quienes aún luchan contra el coronavirus.

Uno de los momentos más especiales de la celebración fueron los claveles blancos depositados por cada cofradía en la cruz situada junto al paso Cristo Resucitado (2008), que es propiedad de la Junta Coordinadora.

Los presidentes recibieron un ejemplar del libro Testigos de la Pascual del Señor. Relatos entre Belén y Jerusalén, escrito por el secretario-canciller Pedro Escartín; un ejemplar del semanario El Cruzado Aragonés y un icono de la Virgen. En la bandeja se dejaron cruces pectorales a disposición del público.

 

PEREGRINACIÓN A TIERRA SANTA

 

En declaraciones a este periódico, Ángel Pérez se refirió al Año Jubilar Extraordinario como "un acontecimiento de gracia" y anunció una peregrinación a Tierra Santa "para vivir el misterio del amor en el escenario donde acontecieron los hechos". Además, el obispo expresó el deseo de "involucrar a cofrades mayores en consejos pastorales, parroquiales, órganos de gobierno, de gestión, delegaciones de Liturgia y en otros ámbitos". Por último, habló sobre "una exposición permanente similar a la que se presentó en el Centro de Congresos por la que pasaron más de 2.000 personas".

El prelado emérito Alfonso Milián se sintió "muy afortunado de estar de nuevo en Barbastro porque un Año Jubilar Extraordinario no es habitual sino hay motivos tan justificados. Ha sido un recuerdo emotivo de la primera Procesión del Santo Entierro".