print
 
CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los sanitarios advierten de todo lo que nos jugamos este verano


Los presidentes de médicos y enfermeros apelan a la responsabilidad individual a la hora de seguir las medidas para mantener a raya la expansión del virus



O. ISARRE/M.J. LACASTA
06/07/2020

HUESCA.- Acostumbrarnos a seguir las normas de prevención y a la posibilidad de que, de cuando en cuando, surjan rebrotes. Y desde luego, que aquellos que tienen "sensación de inmunidad" y creen que el coronavirus no va con ellos, aparquen esa idea, se conciencien y empiecen a respetar distancias, a ponerse mascarillas y a lavarse las manos.

Así resume José María Borrel, presidente del Colegio de Médicos, lo que posiblemente sea nuestro futuro mientras todavía persista el coronavirus. "Es muy engorroso, claro, pero nos tendremos que ir acostumbrando a este modo de vida", reflexiona antes de pedir "paciencia" a todos.

Respecto a los últimos rebrotes en la provincia -los tres de las comarcas orientales- y proximidades -el del Segrià-, Borrel evidencia que el repunte en la comarca leridana y su confinamiento "claro que es problemático" porque "hay mucha población de aquí que trabaja allí y al revés".

La "responsabilidad individual" a la hora de respetar distancias, llevar mascarilla y tener una buena higiene de manos sigue siendo crucial "para que la transmisión sea la menor posible", aunque Borrel también advirtió de que el virus "puede llegar del Segrià, del sur de Francia o de cualquier vuelo", por lo que no conviene rebajar el seguimiento de las medidas.

"No hay seguridad al 100 por 100 en absoluto y tenemos un contacto más íntimo con el vecindario", apostilló el presidente de los médicos sobre la relación con la comarca leridana y los lazos "intensos" tanto comerciales como laborales y sociales. "Muchísima cautela", reclamó.

Al respecto, recordó, una vez más, que nadie está a salvo del virus, tampoco quienes "se creen o se quieren creer inmunes". "Todos tenemos riesgo y todos lo podemos transmitir. Todos, aunque haya un sector importante que no se lo crea o no se lo quiera creer", dijo sobre quienes aun a día de hoy, y con decenas de miles de muertos en España y casi tres meses de confinamiento, siguen sin llevar mascarilla.

También reparó en los riesgos que asume el mundo rural este verano con el regreso de turistas y de personas con segunda residencia. "Si todos somos conscientes, lo podremos controlar", dijo antes de emplazar a los habitantes de los pueblos a respetar las medidas. Así, si los turistas ven que los residentes en el medio rural "dan ejemplo" y siguen las indicaciones, será más fácil que ellos también lo hagan. Pero "si ven relajación, ellos también se relajarán".

 

"NOS JUGAMOS MUCHO A NIVEL DE SALUD Y ECONOMÍA"

 

Desde su responsabilidad como profesional de la sanidad, la presidenta del Colegio de Enfermería de Huesca, Carmen Tosat, considera que los brotes de covid-19 que se están detectando son consecuencia de que "no lo hacemos bien" y suponen "una marcha atrás" en los ámbitos sanitario y económico.

Por ello, insiste e insiste en la necesidad de que la ciudadanía cumpla las tres recomendaciones - "medidas muy sencillas", apostilla- de guardar la distancia de seguridad, llevar mascarilla sino es posible el distanciamiento y el correcto lavado de manos. Considera que las autoridades sanitarias han hecho ya mucha pedagogía y que ahora se tiene que imponer la responsabilidad individual para evitar los contagios. "Podemos ser asintomáticos; nos tenemos que contemplar unos a otros como si fuésemos positivos porque nos estamos jugando mucho a nivel de enfermedad, de salud, económico y personalmente", subraya.

Respecto a las comarcas del Alto Aragón que han retrocedido en la desescalada, precisamente por los brotes, Carmen Tosat destaca el trabajo que realizan las "patrullas" o "comandos" de sanitarios de los centros de salud que, además de enseñar a la población higiene de manos o el uso correcto de la mascarilla, hacen los rastreos de los contagios, "un trabajazo arduo y pesado, pero muy muy necesario".

Por otra parte, la presidenta del Colegio de Enfermería de Huesca comenta que los vecinos de la zona oriental que tienen como referencia el Hospital Arnau Vilanova de Lérida, ciudad que está confinada como el resto de la comarca del Segrià. pueden acudir al mismo con tranquilidad porque "el hospital es un sitio seguro" y en donde se aplican todos los protocolos de seguridad. En este capítulo, también llama a la ciudadanía a ir a Urgencias o contactar con los teléfonos habilitados al efecto si se encuentran mal o tienen cualquier dolencia.