print
 
CRISIS DEL CORONAVIRUS

El comercio de Huesca agradece el apoyo de la ciudadanía para seguir adelante


12
Las expectativas eran muy bajas tras el confinamiento pero quieren mirar al futuro con ilusión a pesar de los recelos



PATRICIA MAIRAL
08/07/2020

HUESCA.- La capital altoaragonesa va recuperando el pulso lentamente en esta nueva normalidad y el comercio mira con positivismo y recelo, a partes iguales, su posible recuperación porque las expectativas hace un mes, reconocen, eran muy bajas y "lo que estamos viviendo, ese especial cariño que nos muestra ahora la gente, nos anima", destaca Isabel Claver, desde la joyería Cuarzos.

A pesar de que el sentir general no les permite olvidar que "los meses que hemos estado cerrados ya no los recuperaremos", son optimistas y miran al futuro con buenos ojos. Incluso, algunos ya se sienten más recobrados, como es el caso de Víctor Escario, propietario del establecimiento de artículos de bebé Micaela, pero la gran mayoría entiende que la recuperación tardará un poco más porque "el miedo aún está ahí, lo que hace que nos enfrentemos a un futuro muy incierto", dice Verónica López de la tienda de ropa Veloz.

La respuesta hacia el comercio local por parte de la ciudadanía es en lo que hacen hincapié los comerciantes oscenses. "La impresión es buena porque ha cambiado la imagen que se tenía del comerciante, ahora se dan cuenta de la alegría que damos a las calles y muestran una sensibilidad especial hacia el pequeño comercio, creo que el confinamiento ha servido para que empaticen con nosotros", señala Claver.

Este apoyo que notan los establecimientos de la ciudad es lo que hace que sigan adelante, porque económicamente está complicado. Salvo algunos locales como las tiendas de bebés, que siguen adelante "de momento con normalidad, porque las ventas están yendo bien aunque todo es más lento de lo habitual", afirma Escario.

"Las rebajas no están ayudando todo lo que deberían, pero es normal, porque la gente sale menos, yo, por ejemplo, voy de casa a la tienda y de la tienda a casa, nada más", asegura Leticia Gracia de la tienda de moda Nop. Es cierto que, conforme pasan los días, se ve más movimiento en las calles, pero tal vez hay desconfianza a entrar en espacios cerrados, comenta Leticia, quien desvela que "nunca había vivido el que no entrase nadie en la tienda en toda una mañana, hasta ahora". Y asegura que para ella está siendo peor que la crisis de 2008; "en cuanto vuelvan a celebrarse bodas y comuniones, tal vez recuperemos cifras de venta más normales pero, de momento, está muy flojo, es más, -continúa-, si tenemos que volver a vivir esto en otoño, cogemos la puerta y nos vamos, porque es insostenible".

En este sentido, declara López que "es cierto que está más tranquilo de lo habitual y la gente entra con cuentagotas, pero yo pensaba que no vendría nadie y he notado mucho apoyo a pesar del miedo" a la covid-19.

Porque el temor no se va, los comerciantes aseguran que la mayoría de los oscenses van con todas las precauciones y defienden que se puede tocar y probar sin riesgos porque todos cuentan con las medidas más adecuadas como ozono o vapor, mascarillas y geles.

Económicamente hablando, desean que con "la vuelta al cole" la situación mejore pero "como se habla de rebrotes en otoño, tenemos que mirar al futuro con respeto".