print
 
PATRIMONIO

Piedra Casbi realizará la recuperación de la zona de los ábsides de San Pedro el Viejo de Huesca


La Mesa de Contratación le ha adjudicado el trabajo por un presupuesto de 201.000 euros



D. A.
12/07/2020

HUESCA.- El Gobierno de Aragón ya dispone de la propuesta para adjudicar las obras que completarán la recuperación de la zona de los ábsides de San Pedro el Viejo. Se trata de Piedra Casbi, según la decisión de la correspondiente Mesa de Contratación tras el proceso de evaluación y calificación de las siete ofertas recibidas. La cantidad planteada por la empresa es de 201.010 euros, IVA excluido. La licitación se autorizó por 247.000 euros, en una cifra también sin impuestos.

El objeto fundamental del proyecto consiste en la restauración de la fachada de la capilla de San Bartolomé (el panteón real) y de los ábsides, así como la reposición de las cubiertas de estas zonas del monumento.

Durante el derribo de la edificación adosada a la iglesia, ya se adoptaron medidas de emergencia en espera de la intervención de mayor alcance. El diagnóstico de la situación de los ábsides y la capilla que recoge el proyecto de intervención habla de humedades, incrustaciones de materiales ajenos, riesgo estructural, daños por acción de revestimientos de las viviendas, deterioro grave de sillares, afecciones por fuego y humo, daños producidos por edificaciones adosadas y desaparición de sillares. A todos estos problemas ha de hacer frente la intervención.

El proyecto también incluye una actuación de emergencia para solucionar problemas de filtraciones en algunas zonas de la cubierta del claustro. El proyecto incide en que los problemas estructurales en la red de evacuación de agua "están causando daños muy considerables sobre los elementos escultóricos de algunos capiteles, sobre los paramentos construidos de las esquina sobre las vigas de madera", en el tramo norte.

Estos problemas ya fueron detectados años atrás, después de una intervención de reforma de la cubierta, con un sistema de recogida de aguas pluviales que desembocaba en las esquinas del claustro.

Hay que recordar que la actuación en ciernes llega después de un trabajo de liberación del espacio ubicado entre los ábsides y las casas de San Pedro el Viejo, con varias fases de derribo de las construcciones.