print
 
FÚTBOL - PLAYOFF DE ASCENSO

El oscense Javito busca el salto a Segunda B con el Cacereño


Tras cinco años en el Huesca, decidió apostar por una nueva experiencia



MIGUEL ÁNGEL BLASCO
14/07/2020

HUESCA.- Javier López Abadía, Javito, es otro de los futbolistas altoaragoneses del "exilio" que el próximo fin de semana iniciarán el playoff de ascenso. En su caso, con el Cacereño, con el punto de mira en volver a Segunda B. Siempre ha tenido entre ceja y ceja ser futbolista.

Javito, que llegó al Huesca procedente del Juventud, cerró su etapa azulgrana después de dos años en el juvenil y tres en el filial, Almudévar. Fueron temporadas ricas en su formación ya que entró en la dinámica de trabajo del primer equipo y Anquela primero y Rubi después le premiaron con su participación en un par de encuentros. Con el técnico jienense se estrenó en Miranda, donde el Huesca logró un valioso triunfo la campaña del playoff, y con el catalán lo hizo en Oviedo, en la despedida de Segunda tras haberse consumado el ascenso.

Vivió un verano pasado duro. Le propusieron jugar en el Huesca B, pero consideró que no era lo mejor para él y decidió emprender el vuelo. Se le hizo larga la espera para encontrar el mejor escenario y al final apareció el Cacereño, donde firmó un contrato por dos años. El comienzo fue duro, llegó con la pretemporada avanzada. "Nunca había estado tanto tiempo parado en verano y me costó más de lo normal coger el tono físico y el ritmo", comenta. Dificultades añadidas a estar muy alejado de casa en su primera experiencia. Por si fuera poco, cuando ya estaba listo para entrar, sufrió una lesión que prolongó su puesta en escena poco más de un mes. Una vez recuperado, se hizo con la titularidad.

Futbolista polivalente, en el Cacereño está jugando de medio centro defensivo, aunque se desenvuelve a la perfección como central e incluso en el lateral derecho si es menester.

Cuando ya había cogido velocidad de crucero, llegó el confinamiento. Le pilló en Huesca, donde ha permanecido con su familia. A duras penas pudo entrenar en casa, siquiera para no perder el tono, y a primeros de junio pudo regresar a Cáceres. El equipo iniciaba la desescalada pensando en la fase de ascenso a Segunda B, con la semifinal frente al Coria, segundo del grupo extremeño (el Cacereño es tercero). No les vale el empate, así que tocará salir a ganar. "Siempre hay dudas de cómo vamos a estar después de tanto tiempo, pero creo que físicamente llegamos bien y tenemos un buen equipo. Tenemos que ir a por el partido porque el empate no nos vale, solo le sirve al mejor clasificado. Tenemos gente rápida y habilidosa arriba, oportunidades tendremos seguro y será un partido de tener el balón, paciencia y no desesperarse", observa.

Conociendo el nivel de la Tercera División aragonesa, asegura que el del grupo de Extremadura "es muy parecido". En su opinión, "Villanovense y Cacereño podrían ser como el Tarazona y el Teruel. El Coria sería como el Brea o el Illueca, que han estado metidos estos años en el playoff.

Lo ideal sería que el Cacereño se deshiciera del Coria y que a su vez el Extremadura B hiciera lo propio con el Villanovense, con lo cual el ascenso estaría asegurado ya que el Extremadura no puede subir por el descenso del primer equipo a Segunda B.

Javito valora "la experiencia de buscarme la vida" lejos de casa, "dura, como todos los comienzos", pero positiva una vez que se ha adaptado y con un bonito reto por delante.

En este playoff habrá aficionados en las gradas. Se va a jugar en el Estadio Romano de Mérida, con capacidad para 14.000 espectadores, y se han repartido 1.250 entradas para cada equipo. El Cacereño es uno de los que más seguidores cuenta, con lo cual sentirá el calor de los seguidores más cerca.

 

"EL HUESCA LO TIENE A TIRO DE PIEDRA"

 

Javito sigue de cerca la marcha que lleva el Huesca y confía en que certifique el ascenso a Primera. "Ya sabemos cómo es la Segunda División y los resultados del fin de semana. Lo tiene a tiro de piedra y en sus manos está. Si gana el viernes al Numancia, creo que lo conseguirá".

Ante un hipotético regreso al club azulgrana, "nunca cierras las puertas, al fin y al cabo Huesca y el Huesca son mi casa", si bien "ahora mismo estoy centrado en el playoff y aún tengo un año de contrato pase lo que pase".