print
 
POLÍTICA INTERNACIONAL

España aboga por más cooperación como antídoto del yihadismo


La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, pide unión entre la UE y los países del sur del Mediterráneo



EFE
07/09/2020

TÚNEZ.- La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, abogó el domingo por intensificar la cooperación entre la Unión Europea y los países del sur del Mediterráneo como vía para dar estabilidad y seguridad a países como Túnez y Libia y frenar la lacra del terrorismo yihadista.

En su segunda y última jornada en Túnez, desde donde viajará este lunes a Libia, González Laya animó a "redoblar" esfuerzos frente a la acción del islamismo radical coincidiendo con el atentado perpetrado en la turística ciudad de Susa, en el centro del país.

Un agente de policía fue asesinado y otro resultó grave por los disparos de tres terroristas, que posteriormente fueron abatidos por las fuerzas de seguridad.

"Este atentado nos recuerda que la lucha contra el terrorismo no ha acabado. España, como país que ha sufrido el azote del terrorismo, muestra su compromiso total con el pueblo y el gobierno tunecinos par seguir luchando contra el terrorismo en todas sus manifestaciones", subrayó la ministra en declaraciones a los medios.

Tras asegurar que los violentos "no van a ganar nunca la batalla a la democracia", la jefa de la diplomacia española hizo un llamamiento a trabajar juntos por la paz y la estabilidad del Mediterráneo y el Sahel, "un espacio hoy fragilizado".

A su juicio, es preciso "redoblar esfuerzos" entre los países europeos y los de la ribera sur bajo el paraguas de la ONU para abordar lo que consideró "un verdadero desafío geopolítico" para Europa.

La noticia del ataque se conoció cuando González Laya homenajeaba en el Museo Nacional del Bardo de la capital tunecina, a las 22 personas fallecidas en este lugar, dos de ellas españolas, en marzo de 2015 por el atentado de una célula ligada al autodenominado Estado Islámico.

Pocos meses después, un nuevo zarpazo yihadista costó la vida a otras 38 personas en un hotel de Susa, donde los terroristas volvieron a atacar ayer.

Tras reunirse el sábado con el presidente tunecino, Kaïs Said, y con el nuevo Gobierno, González Laya puso su mirada en la sociedad civil para constatar los progresos que ha habido desde la primavera árabe de 2011 y los desafíos pendientes del país, sumido en una honda crisis política, económica y social agravada por la pandemia.

La ministra comió con un grupo de mujeres de distintos ámbitos sociales y con otras personalidades del mundo de la comunicación y la política.

Antes, visitó en la medina de Túnez el centro Sidi Ali Azouz, una casa de acogida de mujeres que sufren violencia de género puesto en marcha por la asociación Beity ("hogar", en árabe) con ayuda de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (Aecid).

Además de maltrato físico, las refugiadas huyen de la violencia sexual, económica, psicológica o política, de la exclusión familiar o de redes de explotación que tratan captarlas.