print
 
FÚTBOL - S. D. HUESCA

Kike Hermoso se despide del Huesca con cariño y gratitud


El central madrileño se desvincula del club tras una "etapa increíble"



MIGUEL ÁNGEL BLASCO
14/09/2020

HUESCA.- Kike Hermoso ya forma parte de la historia del Huesca. El central madrileño se ha despedido este lunes con un mensaje de agradecimiento “por todo lo vivido, debut en el fútbol profesional ascenso a Primera División… Siempre llevaré al Huesca en el corazón”.

En realidad su desvinculación del club azulgrana se produjo el pasado viernes, según explica el futbolista. Una etapa que califica de “increíble” tras su llegada el verano de 2019 procedente del Rayo Vallecano, donde había coincidido con Míchel.

“Con estas breves palabras querría agradecer a la SD Huesca toda la confianza y el apoyo depositado en mi durante este año. Para mí este club ha sido una importantísima escuela de valores; tanto presentes como futuros. Me ha brindado la oportunidad de disfrutar de mi pasión y cumplir mi sueño de infancia: debutar en el fútbol profesional y ser partícipe del ascenso a Primera División”, afirma en su despedida el joven central madrileño.

“Por supuesto, quiero agradecer también a mis compañeros, convertidos en amigos, al cuerpo técnico y a todas aquellas personas que forman este gran club. Os considero a todos parte de mi familia, hemos compartido muchos momentos y de todos ellos me llevo un aprendiz”, señala.

Y no se olvida de la afición y de la ciudad. “Gracias a la ciudad de Huesca por haberme acogido de esta espectacular manera en mi primera experiencia fuera de casa, sin duda una ciudad de Primera. Y a la afición por su apoyo constante y por darme su cariño desde el primer momento. Me llevo grabado en el corazón aquello de no reblar hasta el final y la cruz de San Jorge”.

Kike Hermoso jugó completos los tres primeros partidos de liga de la pasada campaña, frente a Las Palmas, Depor y Almería y después jugó en el que realmente era su destino, filial azulgrana el curso anterior, con el que disputó 17 encuentros. Entrenó asiduamente a las órdenes de Míchel y estuvo con la primera plantilla tanto en la vuelta a la competición tras el confinamiento como durante esta última pretemporada.