print
 
CRISIS DEL CORONAVIRUS

La ciudad de Huesca tiene una incidencia de coronavirus muy superior a la del anterior retroceso


También es mucho mayor la ocupación hospitalaria, con 36 ingresados en la actualidad y 3 en julio



O. ISARRE
08/10/2020

HUESCA.- La capital altoaragonesa retrocedió este jueves a fase 2 de nuevo, pero lo hizo con unos datos muy diferentes a los que tenía con el anterior retroceso de mediados de julio. Entonces, el Hospital San Jorge contaba con 3 ingresados (uno en UCI) y ayer había 36 (8 UCI), mientras que la incidencia acumulada en las dos semanas previas era de 67 casos cada 100.000 habitantes y ahora es de 700.

El dato positivo es que en las tres últimas semanas no se han registrado muertes por covid en las tres zonas sanitarias de Huesca. Sin embargo, hay que matizar que estos datos no recogen todos los fallecidos en el Hospital San Jorge, ya que también atiende pacientes de otras zonas. Además, y como repiten los sanitarios, las cifras de contagios pueden tardar varias semanas en trasladarse a las de fallecidos.

Sanidad explicó este miércoles que la gran diferencia en los indicadores y los momentos en los que se decidió tomar medidas obedece a que "el contexto es diferente" y "una situación global muy distinta". En el primer retroceso de la ciudad "apenas había casos en Aragón, pero Huesca despuntaba", mientras que ahora toda la comunidad presenta cifras mucho más altas que en julio. "Ahora hay infinidad de zonas que superan los 67 casos (cifras de Huesca a principios de julio) pero entonces no", agregaron.

Desde el Colegio de Médicos, Maite Villarroel señaló que la incidencia actual es "muy alta", pero también apuntó tres matices: se hacen "muchas más PCR", sobre la mitad de casos son asintomáticos y muchos menos acaban hospitalizados. En resumen, "es muy difícil comparar" ambas situaciones, pero "está claro que hay que cortar los casos, que ahora son muchos más". Con una transmisión comunitaria "obvia", cree que las medidas, a grandes rasgos, ya están y que falta responsabilidad individual. "Si estás en una terraza o bar, te quitas la mascarilla solo para dar un sorbo y te la vuelves a poner. Así es difícil contagiarse", puso de ejemplo de lo que hay que hacer. "El bicho está en todas partes y hay que ser conscientes, también cuando estamos con amigos o familiares".

La presidenta del Colegio de Enfermería, Carmen Tosat, consideró que hay dos opciones que explican estas cifras: "O no lo estamos haciendo bien o se nos escapa alguna vía de contagio, como la de los aerosoles (el aire que exhalamos), que ahora confirman varios estudios".

Sobre la primera posibilidad, apuntó que es frecuente ver a gente sin mascarillas en terrazas y bares y también advirtió de la "mucha preocupación" que generan las reuniones de familiares y amigos en casas. "También allí hay que llevar mascarilla si no convivimos juntos", subrayó.

La diferencia en los datos del primer retroceso con el actual es "muy grave". "Asustan porque viene el invierno. No quiero ser alarmista, pero llega un momento que hay que meter miedo. ¿Se nos han olvidado ya los muertos de marzo y abril?". Y enfatizó en que una pandemia descontrolada también golpeará a la economía.

Tosat insistió una vez más en cumplir las medidas y resaltó que "la "nueva normalidad" no tiene nada de normal y no podemos hacer lo que hacíamos antes". También abogó porque, si alguien incumple, se le sancione porque afecta a todos: "Si me salto un semáforo me multan. Con la mascarilla debe ser igual".

Y Ramón Boria (Cemsatse) señaló que la incidencia actual es "un dato de confinamiento perimetral". Dijo que los casos empezaron a repuntar tras San Lorenzo y que la transmisión comunitaria es "muy difícil de cortar". También indicó que otros países no tardan tanto y toman medidas con tasas de 50 casos cada 100.000 habitantes.