print
 
INFLACIÓN

El IPC suma 6 meses en negativo pero modera su caída por la luz


Septiembre dejó la tasa interanual en el 0,4 % al encarecerse la electricidad



EFE
15/10/2020

MADRID.- El IPC continúa en terreno negativo desde hace seis meses cuando impactó en el consumo la pandemia por coronavirus, si bien la caída interanual de septiembre se ha moderado una décima, hasta el 0,4 %, por el encarecimiento de la electricidad.

Tras mantenerse en tasas positivas tres años y medio, el coronavirus dejó la inflación de marzo sin cambios, para desplomar después los precios en abril y mayo (0,7 % y 0,9 %) en lo más duro del confinamiento.

Posteriormente y con la entrada en las fases de desescalada, los precios comenzaron a moderar su caída en junio (0,3 %), aunque volvieron a agudizarla en julio (0,6 %), para suavizarse en agosto y septiembre.

Desde UGT han considerado que la electricidad seguirá tirando al alza de los precios y que a partir de diciembre, una vez se elimine el "efecto base" con el año pasado, el IPC entrará en terreno positivo.

Las previsiones de inflación del Gobierno para este año muestran estabilidad, con un deflactor del PIB (indicador similar el IPC) para 2020 del 0 %, mientras que Funcas sitúa el IPC medio este año en el -0,3 % y la CEOE, que ve tasas negativas en los próximos meses aunque más moderadas, en el -0,2%.

De vuelta a los datos, el encarecimiento de la luz en septiembre sigue siendo la partida que tira al alza de la inflación, aunque en la evolución de este mes influyó también el menor abaratamiento de los paquetes turísticos respecto a hace un año, y el encarecimiento de las legumbres y hortalizas.

 

VIVIENDA Y TRANSPORTES

 

Al detalle, el grupo de la vivienda moderó su descenso un punto, hasta caer el 1,4 %, por el encarecimiento de la electricidad -que hace un año se abarató- y pese a la bajada de precios del gasóleo para calefacción, que subieron el año anterior.

El ocio y cultura también moderó su caída hasta el 1,1 %, por el menor abaratamiento de los paquetes turísticos que hace un año, mientras que los alimentos y bebidas no alcohólicas subieron el 2,4 %, dos décimas más que en agosto, por el encarecimiento de las legumbres y hortalizas, que se abarataron en septiembre de 2019.

A la baja del Índice de Precios de Consumo tiraron el transporte, que aceleró su caída seis décimas hasta el 5 %, por el abaratamiento de los carburantes y lubricantes para el transporte personal principalmente, aunque también del transporte aéreo de pasajeros.

Los hoteles, cafés y restaurantes subieron sus precios un 0,3 %, dos décimas menos que en agosto, por el mayor abaratamiento de los servicios de alojamiento.

Por artículos, los que más han subido sus precios en los últimos doce meses han sido la joyería y bisutería (16,7 %), frutas frescas (11,4 %), accesorios de informática (10,9 %), transporte de pasajeros por mar (9,7 %) y azúcar (8,9 %).

Los que más los han bajado son los combustibles líquidos (30,4 por ciento), hoteles y hostales (19,6 %), vuelos internacionales (18 %), gasóleo (13,9 %) y equipos de telefonía móvil (11,1 por ciento).

Si eliminamos los elementos volátiles de la cesta de la compra (alimentos frescos y energía), la inflación subyacente se mantuvo en el 0,4 % en septiembre, con lo que se sitúa en positivo.

Solo durante el mes de septiembre, los precios de consumo subieron un 0,2 %, por el encarecimiento del vestido y el calzado con la nueva temporada y por la electricidad, que compensaron el abaratamiento del gasóleo y gas para calefacción, paquetes turísticos, carburantes, transporte aéreo y servicios de alojamiento.

Por regiones, los precios solo aumentaron en Canarias, un 0,3 % que se modera dos décimas respecto al alza de agosto, y en Extremadura, un 0,1 % frente a igual descenso del mes anterior.

Los sindicatos CCOO y UGT ven con preocupación los efectos que la COVID-19 han generado sobre la situación económica, "debilitando la demanda", por lo que han instado al Gobierno a que apruebe unos Presupuestos Generales del Estado para 2021 "expansivos".