print
 
ALTO ARAGÓN

La Guardia Civil detiene de manera preventiva a cinco inmigrantes ilegales en Lupiñén




ALTOARAGÓN
25/06/2004

HUESCA.- La Guardia Civil detuvo ayer, de manera preventiva, a cinco inmigrantes irregulares en Lupiñén, aplicando la Ley Orgánica 7/85 sobre Extranjería. La detención se produjo tras avisar varios vecinos a los agentes sobre la presencia de varios individuos merodeando por las granjas de la localidad. La Guardia Civil de Huesca procedió a la identificación de los cinco hombres y, tras comprobar su estancia ilegal en España, los entregó en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía. Los detenidos son A.B., de 30 años; S.R., de 33; G.M., de 34, N.E., de 38 y B.M. de 27, todos ellos son de origen argelino y tienen su domicilio en Zaragoza.

También efectivos de la Benemérita de Monzón han detenido en esa localidad a A.R.M.G., de 32 años y vecino de esa población, al ser requerido por el juzgado de lo Penal número 2 de Lérida para cumplir la sentencia por un delito de robo. El hombre ha ingresado en prisión para el cumplimiento de un año de cárcel.

En otro orden de cosas, dos jóvenes, A.J.V.A. de 25 años y vecino de Jaca, y J.C.P. de 23 y con domicilio en Huesca, resultaron ayer heridos de gravedad al salirse de la vía el vehículo en el que viajaban, en la carretera N-230, en el término municipal de Sabiñánigo. Ambos fueron trasladados al hospital San Jorge. También ayer, a la una de la madrugada, un todoterreno volcó en la carretera A-138, en el término municipal de Aínsa y sufrió lesiones graves una de las ocupantes, de 16 años y vecina de Aínsa. El conductor, J.B.J., de 18 años, resultó herido de levedad. Fueron asistidos en el hospital de Barbastro.

Por otra parte, el equipo de rescate en montaña de la Guardia Civil de Panticosa, con la ayuda del helicóptero UHEL-41 evacuó ayer a J.B.S., de 47 años y vecino de Albacete, del refugio de Respomuso al hospital de San Jorge de Huesca. El hombre había extraviado las gafas de sol y sufría una afección ocular.

Además, ayer, a las 7.15 horas, se declaró un conato de incendio en las naves de ICP, propiedad de Julio Luzán, en Loporzano, en uno de los motores de una máquina fresadora. Los sistemas de seguridad de la instalación funcionaron correctamente y permitieron una rápida intervención y que únicamente hubiera destrozos en la mencionada máquina.