print
 
AVANCES EN MEDICINA

Hallados inhibidores de neumonía atípica mediante genética química

Se trata de un método rápido y eficiente para enfermedades virales



EFE
18/09/2004

WASHINGTON.- Científicos de Hong Kong han hallado moléculas antivirales con función biológica mediante la genética química, un método rápido y eficiente para tratar enfermedades emergentes y otros males virales existentes, según se anunció ayer. Una de esas enfermedades emergentes es la neumonía atípica o Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAG), causada por un coronavirus y que se propagó hace casi dos años por 29 países, infectó a más de 8.000 personas y se cobró la vida de más de 900.

En un artículo publicado ayer en la revista “Chemistry & Biology”, investigadores de la Universidad de Hong Kong señalaron que las razones de la propagación del SRAG fueron la falta de conocimiento acerca del virus y la ausencia de un tratamiento efectivo para controlarlo. Ante la urgencia de frenar el coronavirus, los científicos analizaron más de 50.000 compuestos y descubrieron más de 100 que podían cumplir ese objetivo. Tras decodificar el genoma del coronavirus, aplicaron la genética química, que consiste en el uso de sustancias para perturbar y determinar la función de las proteínas, de la misma forma en que las mutaciones se utilizan en la genética tradicional.

Con ese sistema descubrieron que del total de más de 50.000 compuestos había 104 que eran inhibidores potentes del virus. Los científicos indicaron que las estructuras de esos compuestos activos variaban, lo cual sugiere que ese grupo de pequeñas moléculas puede modular diferentes senderos en la propagación viral. Según los investigadores, el empleo de tecnologías avanzadas para generar compuestos moleculares estructuralmente diversos que perturben la patogénesis del coronavirus del SRAG abrirá el camino para diseccionar la base molecular de infecciones virales mediante la genética química.

“Nuestro estudio da validez a la genética química como un sistema rápido y efectivo para enfrentar enfermedades emergentes como el SRAG”, señalaron los investigadores en el artículo.

Agregaron que, además, este método proporciona una reserva de pequeñas moléculas biológicamente activas que se encargarían de librar el combate contra los principales procesos involucrados en la infección del SRAG.