print
 
EL CINCA, ENCUENTRO DE CULTURAS

Raíces moras (20)

Adorno árabe con inscripción



Por Francisco CASTILLÓN CORTADA
07/10/2007

Somos conscientes que desde la Edad Media son muchos los rasgos culturales que nos vinculas con aquellos moros invasores. Lo sabemos por los muchos vestigios relacionados con topónimos, apellidos, agricultura... utilizados en la vida cotidiana. Aquí surge de inmediato la polémica entre los grandes historiadores Américo Castro y Sánchez Albornoz. El primero en su obra España en su historia (1948) resume la cultura hispánica con la palabra convivencia entre musulmanes, cristianos y judíos. Tal vez sea mejor decir coexistencia o tolerancia que convivencia. Sánchez Albornoz en su España: un enigma histórico (1956), en cambio, dice que la mayoría de los componentes de la cultura española están formados por elementos romanos, godos u otros que no son semíticos. En menos de un siglo Mahoma fundó un imperio que llegó desde el Cáucaso hasta el Atlántico. Implantó una nueva cultura diferente a las existentes romano-visigodo-cristianas. Por lo que respecta a nuestra provincia de Huesca sabemos que en Wasqa, Madina Larida, Afraga, Munt -Xun, Al-quleya... la cultura era muy elevada, incluso se escribía con papel venido de Samarkanda a mediados del siglo X, y los numerales arábigos, es decir, indios, eran utilizados en el siglo IX. Se ha discutido acerca del porcentaje de arabismos que penetraron en los primeros siglos de la invasión mora por nuestras tierras. Del total, el 14 por ciento entraron en el lenguaje antes de 1050; el 15 por ciento entre 1050 y 1200, y el 71 por ciento en el siglo XIII. Seguidamente resumo con obligada concisión.

EXPRESIONES.- Se calculan más de cuatro mil las palabras moras incorporadas al español que han permanecido en nuestra conversación ordinaria. Por ejemplo: Dios lo quiera; ¡hala!, con el doble sentido de mandar a uno a otra parte o de exclamación; la paz de Dios; que Dios os guarde; perdona, por Dios; y como el cristiano tenía prohibido pronunciar el nombre de Alá, inventamos ¡Olé!; hasta mañana, si Dios quiere; esto es obra de moros; eres un perro moro; quien tiene moro tiene oro; beso sus manos; eres más malo que el moro Muza, o es peor que Solimán y también este tipo es un Mardano (el valí Mardanix de Fraga); ¡ojalá!; de vaxa Alah; me ha hecho una marranada, del árabe mashram, el cerdo, lo prohibido; nos comemos las moras y las judías; pasarse al moro (al enemigo); moros vienen, moros van (borracho); morisqueta (treta propia de moros); como moro sin señor (confusión); no es lo mismo oír decir moros vienen que verlos venir (peligros remotos); a moro muerto gran lanzada (chulería); moros y cristianos (representaciones de Alcoy, Lérida...).

COSTUMBRES.- Conservamos el excesivo culto a los muertos; el absentismo; el qué dirán; juegos infantiles como moro, toro, que vas a misa con capucha y sin camisa... el niño que va a ser bautizado se dice que entra en la iglesia como moro y sale cristiano; al pequeño sin bautizar se le conoce como un moret; las persianas bajas mirando detrás de las mismas; esconderse al paso de una procesión cristiana; antes veíamos la vuelta del campo con el marido sentado en la burreta y la mujer andando; en los patios del difunto se colocaban sábanas blancas; la algarabía de los críos por las calles después de la siesta; la venta de verduras por las puertas de las casas; los vendedores gritando por las calles su mercancía; las causas por las que muchos moros podían repudiar a su esposa eran: por la embriaguez, el adulterio, la estulticia y el mal aliento...

APELLIDOS.- Doy algunos con todas las cautelas. En Albalate: Almuzara, Burro, Alberola, Baringo, Lax, Bardeli...; Alcolea: Avenoza, Bamala, Altemir, Abizanda; Ballobar: Berniz, Alberola, Alaiz, Alcoy; Belver: Cubota, Bardeli, Mora, Rami, Canales, Royo, alaiz; Binaced: Alamán, Zuferri, Mora; Binéfar: Avenoza, Abos, Bailac, Altabás, Mozas, Zaidín; Fonz: Altemir, Aventín, Bazús, Gibanel, Salamero; Fraga: Cantarelo, Doya, Gabarre, Chiné, Royes, Salamó, Calucho, Canalis, Mesalles, Mascaraque, Afumat; Monzón: Medina, Aliana, Altemir, Fragüet, Alrriols, Berdala, Alfaro, Alcover, Naya, Alhama, Ramiz, Baringo, Dolader, Zuriguel, Alcolea; Almunia de San Juan: Alfós, Bafaluy, Benedí; Tamarite: Albano, Albero, Calavera, Lamora; Zaidín: Moret, Belenguer, Calavera, Facerías, Royo. En cuanto a apodos o motes los hay para todos los gustos, que usted, amigo lector, conoce en su pueblo: Los hay como El Bolo, El Royo, La Moreta, El Calvo, el Moret, el Moro, el Suna, el Judea...

AGRICULTURA.- Algunos de los regadíos del Cinca fueron potenciados por los moros aprovechando los abiertos por los romanos. Extendieron el cultivo de la vid, el higo, especialmente por el Bajo Cinca, y sobre todo, el olivo, de ahí el nombre dado al Cinca como Narh Azeytun. Así tenemos azud (sudd), algibe, zanja, acequia, alberca, noria, zafra, zabacequia, canal, alcantarilla, alfarda.

MEDIDAS.- Almud, fanega, cahíz, almirez, celemín.

AUTORIDADES.- Alcalde, alguacil, aduana, zavazoque (señor del mercado), zalmedina (cuidador de las medidas).

PLANTAS Y FRUTOS.- Sandía o melón de moro, alubias, blat de moro (maíz), alcachofa, algodón, alfalfa, aliaga, azafrán, albergena, decimos por aquí a la berenjena, azucena, alberge (albaricoque), albahaca, naranja, café, alhelí, jazmín, zanahoria, arroz...

ARQUITECTURA.- El trazado urbano de nuestros pueblos del Cinca de espaldas al cierzo responden a época musulmana: calles estrechas, puertas de ladrillo en forma de abanico, patios empedrados con piedras de río y cantarales con azulejos; hacer la vida en los patios; los campanarios de Pueyo, Monzón, Albalate, Zaidín...; el sepulcro de San Salvador de Selgua con detalles plenamente arábigos. El castillo de Monzón tenía su alhizen (1092), ciudadela o plaza fortificada, también su mercado y arrabal; el Banc del Moro de Fraga...

CERÁMICA.- Cerámica de Tamarite, de Muel, de Bandaliés... con horno (tanur) de cubierta de bóveda; utilizaban esmalte blanco, a base de óxido de estaño, dibujos florales, animales (conejos y aves); el blanquer era el que hacía cerámica decorada; el oller, ollas, piezas de cocina; gerrers las jarras para cereales y vino; rajolers o richeleros, ladrillos; tejeros confeccionaban las tejas...

PALABRAS.- Unas cuantas. Albóndiga, almohada, alfombra, alcoba, alazén, albañil, alcázar, azar, azafata, alcahuete, alcuza, algorín, almuzara, balanza, barrio, beduino, ceca, elixir, harén, jarra, macabro, momia, marfil, recua, sofá, talismán...

Almanzor (976-1002), derrotado en Calatañazor, y su hijo Abd al-Malik al Mudaffar (1002-1009), fueron militares muy agresivos, con más de cincuenta incursiones violentas contra los cristianos de los valles pirenaicos, provocándoles graves daños y destrucciones. Con la caída del califato de Córdoba la fracción andalusí dio lugar a fuertes enfrentamientos entre los taifas (tafah, grupo o partido). El escaso cumplimiento de los preceptos religiosos por parte de los taifas y también las incursiones que daba comienzo por parte de los cristianos del norte, fueron la causa de que propiciaran la venida de grupos africanos islamistas enloquecidos, conocidos como almorávides y almohades que durante los siglos XI-XIV crearon numerosas dificultades a los avances cristianos y que hasta 1149, por lo que respecta a las tierras del Cinca-Litera, no quedarán libres. Pueblos que eran reconquistados y pronto se perdían ante estos invasores. Recuérdese que en 1122 llegaron hasta Lascuarre. ¿Quiénes eran estos nuevos incursionistas violentos? 1)?Almorávides (de al-murabit), Tribu guerrera del Atlas. En 1080 cruzó el Estrecho Yusuf Tasufín llegando hasta Algeciras en 1086. Fundó en el occidente de África un vasto imperio y llegó a dominar toda España musulmana desde 1086-1147. 2) Almohades (de al muwahhid) seguidor de Aben Tumart (1130-1269), jefe musulmán que en el siglo XII fanatizó a las tribus occidentales de África y dio ocasión a que se fundase un nuevo imperio con la ruina de los almorávides.