print
 
PLENO DE LAS CORTES DE ARAGÓN

Boné dice que la Monzón-Isona sólo se hará con consenso social

Alfredo Boné.
El consejero asegura que deberá cumplir la normativa medioambiental

El consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Alfredo Boné, afirmó ayer que la construcción de una nueva línea eléctrica de alta tensión entre las localidades de Peñalba, Monzón e Isona (Lérida), "será imposible si no tiene sostenibilidad social", es decir, si no tiene apoyo de las personas e instituciones de los territorios que atraviesa.



ARAGÓN PRESS
07/02/2009

ZARAGOZA.- Boné se pronunció así en el pleno de las Cortes de Aragón en respuesta a una interpelación formulada por el diputado de Chunta Aragonesista (CHA), Bizén Fuster, en la que se interesó especialmente por el citado proyecto, después de que el Ministerio de Medio Ambiente haya remitido a 76 ayuntamientos de Huesca la documentación inicial del proyecto, presentado por la empresa Red Eléctrica de España, S.A. (REESA).

Fuster recalcó que la propuesta supondrían aprovechar "en buena parte" las instalaciones de los proyectos "frustrados" de las líneas Aragón-Cazaril y Graus-Sallente, especialmente entre Monzón, Fonz y Graus. Según recordó, esos dos proyectos contaron "con gran rechazo social" y que fueron anulados "por dos sentencias firmes" porque tenían "importantes afecciones medioambientales", además de ser descartados "políticamente". Por eso, recalcó, "lo lógico sería oponerse" al nuevo proyecto, "que es el mismo, aunque se presente como nuevo".

Sin embargo, mostró su preocupación porque el consejero de Industria, Comercio y Turismo de Aragón, Arturo Aliaga, manifestó en una respuesta parlamentaria escrita a CHA que "desde su departamento se ha colaborado y coordinado con Gobierno central y Red Eléctrica de España con la nueva línea".

El consejero de Medio Ambiente le comentó que no conocía la repuesta de Aliaga, pero aseguró que "no será contraria a la normativa medioambiental" y tendrá en cuenta los "antecedentes" de los proyectos anteriores y cómo afecta al territorio.

Agregó que cualquier instalación eléctrica que se plantee "deberá cumplir con la normativa medioambiental vigente" y "usar las mejores técnicas disponibles para que el impacto medio ambiental sea el mínimo posible y sea sostenible ambientalmente".

En este último aspecto abundó al recordar que incluye el concepto de sostenibilidad social, de forma que si un proyecto cumple con la normativamente medioambiental, pero tiene el rechazo de los ciudadanos e instituciones afectadas por su trazado "no tendrá viabilidad".

El consejero recordó que el proyecto está en fase de consultas previas, a la que seguirá su exposición pública, por lo que estimó que habrá suficientes oportunidades para que los afectados planteen "sus propuestas, alternativas y objeciones".

Indicó que el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) trasladó al Gobierno central, dentro de la fase de consultas previas, que el trayecto deberá evitar atravesar la Zepa de la Sierra de Alcubierre y tener en cuenta las afecciones en LIC y riberas, así como los muladares existentes. Además, dijo Boné que el Inaga tendrá oportunidad de realizar un "pronunciamiento expreso" en la fase de exposición pública, de un proyecto cuyos "antecedentes están ahí" y que "será imposible si no tiene sostenibilidad social".