print
 

Los alumnos de Fernando Sanagustín muestran sus obras

Fernando Sanagustín, en el rincón reservado a las versiones de "La noche estrellada".
123
El Centro del Matadero acoge hasta este domingo un centenar de cuadros y dibujos

Los alumnos del taller de Fernando Sanagustín cuelgan desde ayer de las paredes del Centro Cultural del Matadero oscense, donde se podrán visitar hasta este domingo. Alrededor de 130 alumnos acuden a estos talleres cada año, con edades que oscilan entre los 6 y los 25 años. Tras un año de trabajo, en el que dependiendo de su edad han aprendido diferentes técnicas y estilos, ayer llegó la hora de exponerlos al público. Actividad esta que "es la que más les gusta del curso" y les "llena de satisfacción", afirmó Sanagustín durante la inauguración ayer por la tarde.



O. ISARRE
11/06/2009

HUESCA.- Aproximadamente un centenar de cuadros y dibujos completan esta exposición. Las obras que se muestran, explicó Sanagustín, son seleccionadas por los propios alumnos, quienes escogen "la que más les ha gustado o con la que más se han divertido".

Por otra parte, también hay un espacio reservado para una temática común: Van Gogh y su obra "La noche estrellada". "Es un pintor que gusta mucho a los niños por sus colores y su valentía -afirmó Sanagustín-, y el cuadro llamó mucho su atención". No obstante, recalcó el director de los talleres, los alumnos "tienen libertad total para pintarlo como quieran. Sólo les pido que sean fieles al estilo".

El resto de obras, más de 70, van desde acuarelas a óleos, pasando por caricaturas o estampes. Estas, entre otras muchas técnicas y estilos, se imparten en el taller de Sanagustín, quien afirmó que "lo primero es enseñarles el oficio y luego, las innumerables técnicas y todos los materiales que se usan ahora en las artes plásticas".

Pero el objetivo principal, comentó Sanagustín, es "que jueguen" con la pintura y el dibujo, "para que así luego se enganchen". "Quiero que todos los alumnos se diviertan como los niños, algo que, no sé porqué, luego se pierde con los años, y es que la pintura es, primero, un método de expresión, pero en segundo lugar, un juego".

Tal vez eso explique el alto número de alumnos que después cursan estudios artísticos. "Cada vez me sorprendo más -dijo Sanagustín-, pero entre un veinte y un treinta por ciento acaba en la Escuela de Arte. Es verdad que muchos tienen tendencia y los talleres les sirven de empujón" para seguir por ese camino.