print
 

Roda de Isábena recuerda el ingente trabajo de Leminyana

Domingo Buesa clausuró el acto en honor a José María Leminyana.
12
La Academia de San Luis rindió homenaje al académico de honor



Elena FORTUÑO
11/04/2010

RODA DE ISÁBENA.- La Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis celebró ayer en la catedral de Roda de Isábena una sesión pública en memoria del que fuera académico de honor, José María Leminyana Alfaro. Numerosos vecinos y autoridades, entre quienes figuraban el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, el director general de Cultura, Ramón Miranda, y el vicario general de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, se dieron cita a mediodía en Roda para recordar y homenajear a este mosen emblemático para Ribagorza. El académico de número y delegado en Barbastro por la Real Academia, Juan Antonio Cremades Sanz-Pastor, leyó un emotivo discurso laudatorio sobre Leminyana.

Tras la lectura por parte del secretario de la orden, Javier Sauras, de los acuerdos por los que se nombró a Leminyana académico de honor y su toma de posesión, Cremades tomó la palabra para dirigirse al numeroso público leyendo un emotivo discurso. Desde el afecto y la admiración, Cremades dio unas pinceladas sobre la vida de "Mosen" Leminyana, que nació en Barcelona el 3 de diciembre de 1925. Con sólo 3 años y tras la muerte de su padre, su familia regresó a Estadilla, de donde eran oriundos. Desde que en 1936 presenciara, escondido, el fusilamiento del párroco de Estadilla, su vocación fue clara y, tras comenzar sus estudios en Fonz, fue ordenado sacerdote en 1960. Desde mediados de los años setenta, su vida transcurrió en Roda de Isábena, donde realizó una inestimable labor y se granjeó el respecto y el cariño de los ribagorzanos.

De su estancia en Roda, Cremades destacó el constante empeño en el mantenimiento, recuperación y rehabilitación del patrimonio. Todo ello con el "respeto al arte románico y el deseo de los vecinos", con quienes siempre trabajo codo con codo, como con su inseparable Delfín, compañero de andamio. Cremades también recordó sus últimos años en Estadilla, con un estado de salud muy delicado hasta su muerte el 18 de noviembre de 2009, tras años de trabajo desde el andamio, pero también desde los despachos, ya que su labor permitió que las parroquias orientales de Aragón dejaran de pertenecer a Lérida.

Tras un pequeño concierto de órgano de Antonio Baciero, el presidente de la Real Academia, Domingo Buesa, clausuró este emotivo acto calificando a Leminyana como "hombre comprometido con el patrimonio y con la salvaguarda de la identidad aragonesa".

Buesa también apostó por "la necesidad de que todos los aragoneses trabajen por conocer mejor su historia y raíces" para "poder defender la identidad de Aragón como reino con vocación de concordia y universalidad". "No se puede amar aquello que no se conoce y ese es el primer paso que hay que dar", añadió el presidente de la Real Academia.

En representación del Gobierno de Aragón, Miranda declaró: "Estamos aquí para reconocer la memoria de José María Leminyana, muy vinculada a la tierra pero con una visión universal y global, que es lo que distingue a las personas y, a nivel personal –agregó-, porque tenía una gran relación con él y un gran afecto".