print
 
BALONMANO - DIVISIÓN DE HONOR PLATA

A quitarse el mal sabor de boca

Obearagón se impuso en la ida en el Palacio por seis goles.
Obearagón visita al Pozoblanco con hambre de triunfo tras la derrota ante Anaita

Obearagón Balonmano Huesca visita hoy al Pozoblanco en busca de una victoria tan importante como balsámica. Los dos puntos mantendrían al equipo arriba, al menos segundo, e incluso primero si Pilotes pincha en la pista de Anaitasuna, pero también servirían para hacer olvidar la primera derrota en casa de la liga.



ALFONSO HERRÁN
12/02/2011

HUESCA.- En todo caso, y eso la plantilla lo tiene claro, el hambre de ganar no significa el conseguir la victoria, y la pista de hoy es tradicionalmente muy complicada, aunque los cordobeses no vivan su mejor momento.

Por tanto, un día para volver a sumar y al menos mantener o ampliar las diferencias, que a día de hoy es uno de los principales objetivos.

La única baja oscense es la del chileno Rodrigo Salinas, que se ha resentido esta semana de sus molestias en el músculo piramidal. Aunque esta semana ha entrenado, las molestias han ido en aumento y ayer mismo se probó antes del viaje, pero se optó por que se quedara en Huesca.

Y con esa baja, el técnico de Obearagón, José Francisco Nolasco, señalaba que rinden visita a un equipo complicado, pese a que este año lo parezca menos. "Tienen dificultades sobre todo por el aspecto económico. Entrenan menos, la plantilla es algo más reducida, y está claro que todo influye. Pero todos sus marcadores han sido muy ajustados, con muchas derrotas de un solo gol. Quizá este año no está siendo ese equipo de arriba de años anteriores, pero aun así, si las circunstancias fueran otras, con la plantilla que tiene, estarían arriba".

MERMADOS FÍSICAMENTE, PERO MUY BUENOS

Y es que la presencia de numerosos jugadores que llevan varios años en el club, y jugando juntos, son un arma importante para el equipo. Jugadores como Bustos, Escobedo, Serrano, Espigol o Vico son garantía de calidad y experiencia. "Entrenan poco, pero el nivel que tienen de compenetración y competitividad es importante. Es un equipo peligroso, y más en su casa. Además, son expertos en saber llevar y marcar los tiempos, y si el final del partido es igualado saben muy bien lo que tienen que hacer".

Y el partido llega tras el primera tropiezo en casa. "Anaitasuna ha pasado y debemos aprovechar lo que nos ha enseñado esa derrota para mejorar. Hubo errores que no debemos volver a repetir y debemos seguir creciendo, con la línea de esta temporada. El partido no es fácil, y a estas alturas de la temporada los puntos empiezan a ser muy importantes para todos. Para Pozoblanco, si pierden se pueden acercar peligrosamente a la zona baja, pero si nos ganan puede ser su oportunidad de recuperarse anímicamente. Es una motivación extra, y está claro que van a ir a ganar para reforzarse mentalmente".

Como ya se pudo ver en el partido de ida en el Palacio de los Deportes, ante un equipo que casi no entrena, y con jugadores veteranos, la velocidad y el juego intenso sin tregua de Obearagón debería ser una de las principales armas. "Está claro que hemos trabajado situaciones de velocidad, y lo vamos a intentar explotar, pero ellos no nos lo van a poner fácil y también habrán trabajado estos días formas de evitar que corramos".

Eso sí, Nolasco tenía claro que será importante el hecho de "ver hasta dónde nos pueden aguantar. Nosotros vamos a correr contra Pozoblanco, pero igual que lo hacemos contra todos los rivales esta temporada, y ellos, con un banquillo algo más corto, les puede costar. Vamos a aprovechar esas bazas, que también eran las que queríamos utilizar ante Anaitasuna, el problema es que ellos tienen más profundidad de banquillo y supieron administrar los esfuerzos".