print
 

"Lo mejor de la banda son sus ganas de aprender y su gran entusiasmo"

Alejandro Reche.
Alejandro Reche, director de la banda de música de Grañén, que actúa hoy en Huesca

Están a punto de celebrar su cuarto aniversario, y sus Majestades los Reyes Magos de Oriente les han dejado el regalo más preciado para ellos: poder estar de nuevo en contacto con el público. La Banda de Música de Grañén se vestirá de largo esta tarde para presentar, a las 19,30 horas en el Centro Cultural del Matadero de Huesca, el repertorio que han preparado para el Concierto de Reyes que cada año organiza el Certamen de Bandas Ciudad de Huesca.



VANESSA GODIA
07/01/2012

HUESCA.- La treintena de músicos que dan cuerpo a esta formación, con edades que oscilan entre los ocho y los más de cincuenta años que cuentan los mayores, se pondrán a las órdenes de Alejandro Reche para demostrar "su potencial" y lo aprendido en esta corta andadura, resaltó su director, convencido de que quienes acudan "pasarán un rato agradable y disfrutarán de un buen concierto".

"Nuestra mayor pretensión es que la gente pase un rato entretenido y que conozcan nuestro trabajo", resaltó Reche en una entrevista concedida a este periódico, en la que destacó las "ganas de aprender" y el "gran entusiasmo" que ha encontrado en esta banda, cuyas riendas ha asumido hace sólo unos meses.

"Llevo como director desde finales de septiembre, y lo que me he encontrado con ellos es, independientemente de su nivel musical, un grupo muy variado", abierto a todo lo que les propone y "con muy buena predisposición para los cambios".

"Para mí es de valorar cómo en un tiempo récord nos hemos adaptado los unos a los otros, ellos a mí y yo a ellos, porque es evidente que cada director tiene su forma de hacer, y el cambio no siempre es fácil". Pero en este caso, asegura, lo ha sido. "Incluso me he sorprendido de los resultados que han conseguido alcanzar en tan poco tiempo, porque nuestro primer concierto fue esta Navidad". Hoy repetirán parte de ese repertorio, que incluye "pasodobles y pasacalles", entre otras composiciones. "En estos meses tampoco nos podíamos plantear cosas excesivamente complicadas; había que renovar el repertorio, y además en poco tiempo. Pero han respondido bien y hemos podido incorporar una piececita sinfónica, asequible para las bandas que comienzan, y una apuesta más arriesgada, la banda sonora de la película Exodus", un reto que afronta sin miedo gracias a "la gran confianza" que le ha transmitido un grupo que, asegura, dará mucho que hablar en el futuro.

"Ahora lo que queremos es potenciar la Escuela de Música y seguir trabajando en la base musical del grupo", añade Reche, que aunque reconoce que "aún queda mucho por pulir", considera que van "por el buen camino".