print
 

El 15-M pide el fin de la "represión política" de la Policía Local y Nacional

Lectura del manifiesto, ayer por la mañana, en la plaza Navarra.
El manifiesto "El enemigo no está aquí" se leyó en público ayer y se entregará a la subdelegada el viernes



O. ISARRE
30/05/2012

HUESCA.- Una veintena de personas acudió ayer a la lectura pública en la plaza Navarra del manifiesto "El enemigo no está aquí", en el que el 15-M y una docena de colectivos piden que la Policía Local cese "su deriva hacia labores de represión política" y que la Policía Nacional vuelva "a la línea de actuación que ha sido habitual", "sin ningún tipo de actividad que pueda ser interpretado como provocación o intento de amedrentamiento".

El comunicado, que también exige el fin de las identificaciones indiscriminadas y la grabación de los manifestantes pacíficos, fue aprobado por unanimidad en una asamblea del 15-M posterior a la manifestación del 12 de mayo.

Los "indignados" que se concentraron ayer explicaron que "la nueva deriva" en la actuación policial responde a "un intento de amedrentamiento" y de "criminalizar el movimiento ante el resto de la ciudad".

El 15-M considera que este cambio en el proceder de la Policía se debe a que el movimiento "puede preocupar políticamente, pero no en materia de seguridad ciudadana porque no deja lugar para ello".

Apoyan el manifiesto los sindicatos CCOO, CGT, Osta y Babel, las organizaciones políticas CHA, IU, Equo y Juventudes Comunistas de Aragón, y Plataforma en Defensa de la Escuela Pública, Ecologistas en Acción, Círculo Solidario José Martí y Aigüeta de la Vall.

Cuatro integrantes del 15-M se reunirán el viernes con la subdelegada del Gobierno para entregarle el comunicado.