print
 
BALONMANO - LIGA ASOBAL

Álex Álvarez: "Me voy eternamente agradecido y apenado"

Álex Álvarez ha jugado tres excelentes temporadas en Huesca.
Considera que las dos últimas campañas han sido las mejores de su carrera y queda "orgulloso" de ellas



J. G.
16/06/2012

HUESCA.- El central del BM. Huesca, Álex Álvarez, se va "eternamente agradecido y apenado" del equipo, tras tres años que considera "muy buenos" en todos los terrenos, deportivamente y también personalmente en la ciudad, donde se ha encontrado "muy a gusto" y deja muchos amigos.

Álex comenta que recibió la noticia de su no renovación con "decepción" porque "esperaba poder jugar un año más" en Huesca. Señala que es algo ante lo que no puede hacer nada, puesto que ha sido una decisión deportiva del club. "No puedo entrar a decir nada. No he tenido opción y hay que aceptarlo", señala.

Él por su parte se va "satisfecho" con tres temporadas en los que ha "dado todo lo que tenía y cumplido los objetivos, con el ascenso primero y la permanencia después". Por todo ello, se va "con la conciencia tranquila y orgulloso".

Considera que estos dos últimos años han sido sensacionales. "El primero fue complicado y no pudimos entrar en el playoff, que era el objetivo. Pero los dos siguientes han sido los mejores de mi carrera. El ascenso fue muy bonito, emocionante y algo histórico para el club. Y después era la primera temporada en Asobal y hemos luchado mucho y conseguido la permanencia".

"EL ASCENSO HA SIDO LA MAYOR ALEGRÍA DEPORTIVA DE MI VIDA"

Pero, sobre todo, se queda con el ascenso. "Ha sido la mayor alegría deportiva de mi vida, también por como fue, con la gente llevándonos en volandas. Lloré como un niño de la alegría. Es algo irrepetible que nunca olvidaré".

Lamenta no haberse podido despedir "de la afición y de todo el mundo", algo que le da "rabia". Le hubiera gustado saber en la última jornada de liga que ya no iba a jugar más en el Palacio, el menos como local. A los aficionados les agradece "todo el trato, igual que a mis compañeros" y señala que le ha ayudado a "sentirse como en casa. Todo ha sido por ellos y me voy eternamente agradecido y apenado".

Ahora queda expectante, esperando poder seguir jugando si le sale algo "interesante". Comenta que la situación está complicada y que "no va a haber sitio para todos". Era consciente de que había que adaptarse a los tiempos y que bajarían los ingresos, pero confiaba en poder hacerlo en Huesca. Señala que ahora no hay mucho tiempo. Cuenta con sus dos brillante campañas de estos años y desea poder seguir en la Asobal y, si no, en Santander o cerca.