print
 
RIBAGORZA - CAMBIO DE PROTECCIÓN PARA EL POSETS-MALADETA

Los propietarios del monte de Estós rechazan el Parque Nacional

En asamblea extraordinaria, 132 vecinos votaron en contra, 10 a favor y 3 en blanco



ELENA FORTUÑO
02/04/2013

GRAUS.- Los propietarios del monte de Estós de Benasque rechazaron la creación del Parque Nacional en el actual Parque Natural Posets-Maladeta, según lo decidieron, por abrumadora mayoría, en la Asamblea General Extraordinaria celebrada el pasado sábado. A tenor del debate mantenido, pesan más los inconvenientes y las restricciones que supondría el cambio de figura que las ventajas que podría reportar. La decisión se va a trasladar tanto al Ayuntamiento benasqués como a la Dirección General de Medio Natural del Gobierno de Aragón.

La Asamblea General de la Comunidad de Propietarios del Monte de Estós de Benasque, en reunión extraordinaria celebrada en la Casa de la Cultura de la citada localidad ribargorzana, decidió, por 132 votos (frente a 10 que se mostraron a favor y tres que votaron en blanco), oponerse rotundamente al proyecto de conversión del actual Parque Natural Posets-Maladeta en Parque Nacional, según detallaron en un comunicado remitido ayer.

"Hay opiniones diversas –explicó el secretario de la Junta Administrativa, Juan Ramón Artiga-, pero por simplificar la postura mayoritaria es que la gente no acaba de ver el beneficio que reportaría frente a los inconvenientes y restricciones que conlleva".

El valle de Estós, ubicado en el valle de Benasque, en pleno Parque Natural Posets-Maladeta, recuerdan en el comunicado, es parte esencial en el citado proyecto, al suponer alrededor de un 15 por ciento de la extensión prevista. Cabe reseñar que desde el siglo XIX y como consecuencia de la desamortización impulsada por Pascual Madoz, el valle pasó a ser propiedad de los vecinos de Benasque, estatus que actualmente mantiene a través de la Comunidad especial de copropietarios del Monte Estós, que agrupa a los herederos de las 184 participaciones indivisas que se corresponden con las casas que existían en el municipio en aquel momento.

Dicha comunidad, ante la iniciativa llevada a cabo por el Gobierno de Aragón para transformar el actual Parque Natural en Nacional y que afectaría directamente a la finca de su propiedad, con una extensión de 3.700 hectáreas, decidió convocar una Asamblea General Extraordinaria para conocer la opinión de los copropietarios, quienes, tras la celebración de un amplio debate y a través de votación secreta, se mostraron masivamente contrarios al proyecto.

"La propiedad, a parte del indudable valor y los beneficios, tiene también un valor sentimental. Representa derechos históricos heredados generación tras generación. Crear un Parque Nacional supondría una expropiación "de facto"", consideró Artiga trasladando el sentir de la mayoría de los propietarios.

Cambiar la figura, introduciendo normativas más restrictivas, cercenaría también la posibilidad de emprender proyectos en la zona. "La ganadería ha sido la actividad más importante pero ha ido perdiendo fuerza, así que hay proyectos de biomasa y otras iniciativas respetuosas con el medio ambiente. Esto frustraría estas expectativas", indicó el secretario de la Junta Administrativa, quien recordó que, además, entre los propietarios, hay cazadores y pescadores que se muestran abiertamente contrarios a este cambio de figura.

La Comunidad de Propietarios del Valle de Estós no manifestó su opinión en la asamblea vecinal convocada el pasado día 18 de marzo por el Ayuntamiento para sondear la opinión de colectivos locales y particulares al respecto, aunque ahora se trasladará a las administraciones competentes. "Asistieron copropietarios, pero como comunidad nos excusamos porque teníamos convocada esta asamblea general extraordinaria y no sabíamos cuál iba a ser el resultado de la votación. De inmediato, se va a comunicar al Ayuntamiento y a la Dirección General de Medio Natural el resultado de la votación a los efectos oportunos", precisó Artiga, quien comentó que se trató de la asamblea más multitudinaria que recordaba y que contó con varios miembros del equipo de gobierno del Ayuntamiento, copropietarios de estas participaciones heredadas generación tras generación por las familias de Benasque.