print
 
PISTAS DIGITALES

Mochilas para transportar y proteger el equipo fotográfico

Es importante conocer el tipo de uso que se dará a la mochila a la hora de escoger qué modelo es el más adecuado
1234



PAÚL ALONSO
29/05/2016

Una de las situaciones a las que todo fotógrafo se enfrenta al comprar una nueva cámara réflex es la adquisición del accesorio que le ayudará a protegerla y a transportar tanto la cámara como la gran cantidad de accesorios que ésta lleva. A la hora de escoger la adecuada, hay varios factores importantes para no pecar de mochila pequeña y para no pasarse de tamaño.

El volumen de las cámaras réflex y de todo el equipo fotográfico asociado a ellas (flash, empuñadura externa, objetivos, etc.) es considerablemente superior al de las cámaras compactas y, por tanto, las fundas o mochilas que deben adquirirse para transportarlas también. Al ser un producto suficientemente delicado como para no llevarlo en cualquier bolsa, es importante fijarse en la protección que la nueva funda ofrecerá. Además, será muy interesante fijarse en los huecos adicionales que ésta pueda ofrecer, pues serán necesarios a la hora de transportar todos los accesorios asociados a la cámara réflex. A menudo se encuentran en el mercado bolsas de transporte baratas, pero suele ser recomendable invertir un poco más de dinero para conseguir un producto mejor (por lo general, mayor protección y calidad de los materiales con los que están fabricadas las mochilas).

TIPOS DE BOLSAS Y MOCHILAS

En el mercado existen muchas opciones a la hora de adquirir una bolsa protectora para guardar, transportar y proteger el equipo fotográfico. Antes de salir a comprar una nueva mochila, es necesario conocer el uso que se le va a dar y en qué situaciones (fotografía de calle, con mal tiempo, fotografía de estudio, etc.). Además habrá que conocer el equipamiento que se transportará en su interior.

Habitualmente se ven en la calle muchos fotógrafos con diferentes opciones de mochilas y bolsas y, a la hora de elegir, es importante conocer las diferencias entre los modelos para encontrar un buen equilibrio entre comodidad y uso.

-Funda: son una buena opción a la hora de trasladar y proteger la cámara. Su tamaño suele ser reducido y solo suelen permitir el almacenamiento de una cámara con su objetivo. Son ideales para cargar poco peso y permiten desenfundar de forma rápida la cámara para no perder el momento de una buena fotografía.

-Bolsos de hombro: su tamaño es ligeramente superior al de las fundas y permiten transportar, además de la propia cámara, algún objetivo extra y sus accesorios. El acolchado del bolso tiene que ser suficientemente grueso para proteger el equipo de golpes y las divisiones interiores son aconsejables para mantener organizado todo. No es aconsejable sobrecargar demasiado este tipo de bolsos, pues al recaer todo el peso sobre un solo hombro, se pueden sufrir lesiones de espalda.

-Bandoleras: a medio camino entre las fundas y los bolsos de hombro se encuentran estas bolsas que permiten transportar el equipo de forma cómoda y también permiten acceder a él de forma rápida sin necesidad de quitársela de la espalda (se rota cómodamente).

-Mochila: es la forma de transporte más habitual. Son seguras, prácticas y cómodas. Tienen un tamaño superior al de los bolsos y bandoleras, y permiten llevar en su interior (y exterior) todos los accesorios que sean necesarios. Las mochilas diseñadas especialmente para fotografía suelen estar muy bien acolchadas, con divisiones y hasta suelen ser impermeables. Las dos correas permiten distribuir todo el peso entre los hombros y espalda, y son perfectas para días largos cargando el equipo. La principal desventaja frente a las otras opciones es que para sacar la cámara o algún accesorio es necesario quitársela y esto ralentiza esta operación.

LOWEPRO PASSPORT SLING III

Esta funda de Lowepro está a medio camino entre bolso de hombro y bandolera. Permite disponer de espacio para una tablet, además de poder guardar el equipo fotográfico. Su apariencia de bolso hace que la cámara que se lleva en el interior pase desapercibida. Una cremallera en el lateral permite ampliar su tamaño un 30%. Su precio es de 50 euros.

KATA BUMBLEBEE UL-222

Esta mochila de Kata está diseñada con un doble compartimento y construida con materiales muy resistentes. En el compartimento inferior hay espacio suficiente para acoger una cámara réflex con un objetivo 70-200, un cuerpo adicional, 4 objetivos extra, un flash y varios accesorios. Además, pegado a la espalda existe un compartimento especial para transportar el ordenador portátil. Su precio es de 300 euros.

CASE LOGIC LUMINOSITY

Esta mochila de Case Logic tiene un compartimento inferior donde guardar la cámara y uno superior que permite guardar incluso alguna chaqueta. El espacio disponible está preparado para transportar, además del cuerpo de la cámara, hasta 4 objetivos o flashes. Tiene muchos bolsillos y compartimentos para guardar tarjetas de memoria, filtros y accesorios pequeños; y también tiene un organizador delantero para guardar la cartera o el teléfono. Las almohadillas de hombro son de malla transpirable y su acolchado es grueso para asegurar un gran confort. Su precio es de 80 euros.