Actualidad

CRISIS EN CATALUÑA

PP, Ciudadanos y Vox convocan una gran movilización este domingo en Madrid

La vicepresidenta les acusa de utilizar la situación política "en clave partidaria"

PP, Ciudadanos y Vox convocan una gran movilización este domingo en Madrid
PP, Ciudadanos y Vox convocan una gran movilización este domingo en Madrid
EFE

MADRID.- PP, Ciudadanos y Vox llamaron este miércoles a una gran movilización social en la calle el próximo domingo en Madrid en contra de la política del Gobierno de Pedro Sánchez, al que acusan de ceder a los independentistas por aceptar la figura de un "relator" que coordine el diálogo entre los partidos catalanes. En una entrevista con EFE, el líder del PP, Pablo Casado, calificó de "alta traición" a España la actitud de Sánchez ante el independentismo y amagó con presentar una moción de censura contra un presidente que, precisamente, llegó a la Moncloa gracias a este mismo mecanismo.

Casado calificó a Sánchez de "felón" y consideró que está deslegitimado para continuar ni un día más en el Gobierno por una negociación que ve como "lo más grave que ha pasado desde el golpe de Estado del 23F". "El presidente del Gobierno tiene que convocar elecciones de inmediato y si no lo hace no descartamos ningún mecanismo para forzarle a cumplir con su palabra y a escuchar el clamor de la sociedad española", alertó.

Una moción de censura que, a diferencia de la que desalojó al PP y a Mariano Rajoy del Gobierno, no cuenta todavía con una mayoría suficiente. Antes de que se materialice la posibilidad de esa moción, PP y Cs han convocado ya a los españoles a una gran movilización este próximo domingo en la plaza de Colón de Madrid.

Los "populares" llaman a manifestarse "sin más bandera que la española" frente a un presidente del Gobierno que "pretende vender el país para seguir en La Moncloa". El PP calcula que asistirán una cifra superior a las 20.000 personas, y justifica la urgencia de la convocatoria en el "hecho inédito y sin precedentes" de que el Ejecutivo ha aceptado supuestamente la presencia de "negociadores" en la relación con la Generalitat, algo que el Gobierno niega.

Desde Cs, Albert Rivera anunció su intención de organizar este domingo un gran acto que sea "un frente cívico" contra Pedro Sánchez para transmitirle que "ya basta" con su política respecto de Cataluña. Para Rivera, "entre los independentistas y Sánchez hay un acuerdo" sobre esa mesa de partidos catalanes que es "una vergüenza" inaceptable en democracia.

PP y Cs negocian ahora el formato de la concentración a la que se ha sumado también Vox, que ha llamado a todos sus simpatizantes y "a todos los españoles" a protestar contra el Gobierno de Sánchez. "Hay que echar a este gobierno traidor que está preso de los golpistas", denunció el líder de Vox, Santiago Abascal.

Una versión que negó de plano la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que aclaró que ese relator que coordinará las reuniones de la mesa de partidos para Cataluña no es en absoluto un "mediador internacional" como denuncia la oposición. Calvo, eso sí, arremetió contra el PP y Ciudadanos por utilizar la "compleja situación" de Cataluña en "clave partidaria" y a los populares, en concreto, les acusó de optar por un espacio de "radicalidad incomprensible". Casado, quien, a su juicio, "desbarra" por plantear la posibilidad de presentar una moción de censura.

LOS "BARONES" ALZAN LA VOZ

En el seno del PSOE, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se mostró "perplejo" por que haga falta un "testigo" del diálogo, al tiempo que pidió al Gobierno de su partido que "se mantenga en su sitio desde el fondo, en la defensa de la Constitución, pero también en las formas". Críticas también de la exportavoz socialista en el Congreso y diputada por Valladolid, Soraya Rodríguez, que reclamó a la dirección del PSOE que la política territorial vuelva a ser "consensuada" por todas las federaciones y que no sea el PSC el que marque el paso en el diálogo político.

Reproches a los que tuvo que salir al paso Calvo, que cree que las críticas parten desde la "desinformación" y el "desconocimiento" sobre lo que supone la figura del relator en la mesa de partidos. Prácticamente el único apoyo para el Gobierno ha llegado de sus socios preferentes de Podemos. Su portavoz, Irene Montero, considera una buena noticia y un "gesto inteligente" del Ejecutivo que acepte que un "relator" se incorpore a la mesa de diálogo para avanzar en una solución política a la crisis territorial.

Etiquetas