Actualidad

JUICIO PROCÉS

Los acusados del procés critican "falta de imparcialidad"

Los abogados de la acusación presentaron este martes el juicio como una "causa general" al independentismo catalán

Los acusados del procés critican "falta de imparcialidad"
Los acusados del procés critican "falta de imparcialidad"
EFE

MADRID.- El juicio del "procés" comenzó este martes en el Supremo con duras críticas de las defensas de los acusados al tribunal, al que reprochan "falta de imparcialidad", la vulneración sistemática de derechos fundamentales y abrir una "causa general" contra el independentismo "desde el lado oscuro del derecho penal".

Una primera jornada monopolizada por la exposición de las cuestiones previas, más políticas que jurídicas, de las 12 defensas y que dejó la fotografía histórica de la mitad de un gobierno autonómico sentado en el banquillo de los acusados, junto a la que fue la más alta representante del Parlament y los dos líderes sociales más importantes del soberanismo. Todo ello bajo la atenta mirada del president, Quim Torra.

A todos ellos se les vio tranquilos, con documentos en la mano y atentos a las intervenciones. Su protesta política quedó reducida a las insignias institucionales de la Generalitat que portaban algunos.

En la primera sesión del juicio les tocaba hablar a sus abogados, quienes desde el primer minuto cargaron contra el tribunal con alegatos a favor del independentismo y del derecho a la autodeterminación de Cataluña.

Pero también con continuas alusiones a jurisprudencia y decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, dejando claro que será allí donde se cierre este procedimiento judicial, al que se refirieron como una "causa general" contra el independentismo escenificada en un "juicio excepcional y político" que supone "una derrota colectiva de la sociedad española".

Casi unánimes fueron las críticas a la "falta de imparcialidad" de los magistrados del tribunal a quienes piden que "hagan de jueces y no de salvadores de la patria" pues están para juzgar y no para defender la unidad de España.

En concreto, el abogado de Oriol Junqueras y Raül Romeva, Andreu Van den Eynde, arrancó el juicio con un alegato político del independentismo y del derecho a la autodeterminación en una "causa que penaliza y atenta al derecho a protestar, pues "lo que hacen los catalanes es protestar".

También las defensas reiteraron peticiones ya formuladas. "Sería bueno", según Jordi Pina, escuchar como testigo al rey Felipe VI y al expresident Carles Puigdemont, cuya sombra planeó en la Sala cuando la defensa de Carme Forcadell criticó que hubiese "personas a las que no se persigue" cuando "otras llevan más un año en prisión".

Y mientras esto sucedía, el expresident pidió a los acusados que se sientan en el banquillo que "sean fuertes" y estén "orgullosos" del 1-O. Lo hizo desde Berlín donde asistió al festival de cine de la Berlinale.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, denunció que el juicio representa "un acto de venganza" contra el pueblo de Cataluña y auguró que esta causa acabará en los tribunales europeos e internacionales.

Además, las fuerzas soberanistas e independentistas advirtieron en una concentración en Barcelona que se corre el riesgo de que "unas instituciones judiciales politizadas quieran llevar a cabo un castigo ejemplar decidido de antemano".

Este miércoles le tocará el turno a las tres acusaciones y no sería extraño que declarase Junqueras.

Etiquetas