Actualidad

JUICIO DEL 'PROCÉS'

Procés: Jordi Sànchez combate la rebelión y niega asalto violento y alzamiento

El expresidente de la ANC, que se enfrenta a una petición fiscal de 17 años de cárcel, fue interrogado este jueves junto a Vila

Procés: Jordi Sànchez combate la rebelión y niega asalto violento y alzamiento
Procés: Jordi Sànchez combate la rebelión y niega asalto violento y alzamiento
EFE

MADRID.- El expresidente de la ANC Jordi Sànchez se defendió en un duro cara a cara con el fiscal de la acusación de rebelión negando la mayor ante cualquier sospecha de violencia el 20S frente a la Conselleria de Economía. Ni alzamiento puntual ni intentos de asalto, solo una actitud legítima de protesta.

Casi cinco horas duró el más duro de los interrogatorios que ha presenciado hasta ahora el Tribunal Supremo en el juicio del "procés". Lo protagonizó Sànchez, que se enfrenta a una petición fiscal de 17 años de cárcel por rebelión, frente al fiscal Javier Zaragoza, probablemente el más incisivo y severo de los cuatro.

Consciente de que el principal elemento de apoyo que sustenta la rebelión es la violencia, Sànchez -ahora líder de la CRIDA, plataforma impulsada por el entorno de Carles Puigdemont- se esforzó en negar cualquier atisbo de peligro de orden público ese 20 de septiembre de 2017 frente a la Conselleria de Economía, donde miles de personas se concentraron mientras se producía un registro judicial del edificio.

Y lo hizo el mismo día en que Cataluña volvía a vivir una huelga general.

Considerado uno de los símbolos de la movilización independentista en los últimos años en Cataluña, Sànchez tachó de "falso" el "relato" de algunos informes y de algunos medios "de que hubo un intento permanente de asalto" aquel 20S, cuando se vivió una "movilización" que "sorprendió a todos", a él incluido.

Pero que fue pacífica, como han resaltado todos sus predecesores en el banquillo de los acusados, y que solo pretendía ejercer "de manera cívica" el "legítimo" derecho de protesta.

Ni hubo "lanzamiento de objetos" ni se impidió "trabajar a la comisión judicial", aseveró El Tribunal Supremo revivió, en la sexta jornada del juicio del "procés", los tensos momentos previos a la declaración unilateral de independencia (DUI) de la boca de un conseller de Carles Puigdemont, y asistió al relato de un líder social sobre una jornada pacífica y sin apenas ápices de violencia el 20S frente a la Conselleria de Economía.

COMPARECENCIA DE VILA

También este jueves, el exconseller Santi Vila confesó que el clima de tensión en Cataluña que Puigdemont no supo "gestionar emocionalmente" abocó a la DUI a un Govern hasta entonces convencido de que se iba a elecciones, aun cuando su obligación "era ser el gobierno de todos".

Era uno de los interrogatorios más esperados por ser el díscolo del Govern, considerado en algunos sectores el traidor ("botifler") tras dimitir la víspera de la DUI. Vila relató con todo detalle cómo vivió los días y horas previas a la decisión del expresidente Puigdemont de renunciar a convocar elecciones en favor de la DUI.

Vila, acusado de los delitos de malversación y desobediencia por los que la Fiscalía pide 7 años de prisión, explicó que "por orden de Puigdemont" desarrolló "una labor de aproximación", que no de negociación, con "interlocutores políticos, religiosos y del mundo de la empresa, que de buena fe, sin ningún interés espurio, querían evitar el despropósito, que esto acabara mal".

Etiquetas