Actualidad

HUELGAS

Unas 2.000 "kellys" participan en las protestas de Ibiza

Exigen mejoras laborales además de poner fin a la sobrecarga de trabajo que sufren en la isla

Unas 2.000 "kellys" participan en las protestas de Ibiza
Unas 2.000 "kellys" participan en las protestas de Ibiza
EFE

IBIZA.- Unas 2.000 limpiadoras y camareras de piso de Ibiza, conocidas como "kellys", participaron ayer en la primera huelga de este colectivo para exigir mejoras laborales y poner fin a la sobrecarga de trabajo, según datos facilitados por el sindicato CGT. La huelga fue convocada para ayer sábado y hoy domingo y, según el secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) en las Pitiusas, Rafa Sánchez, la participación fue alta, teniendo en cuenta que en isla trabajan unas 6.000 camareras de piso.

Sánchez afirmó que las trabajadoras "están eufóricas" tras conocer la cifra de adhesión a la huelga, que se llevó a cabo a pesar de "una campaña de acoso y derribo", tanto de los sindicatos mayoritarios como por parte de la patronal.

Las "kellys" reivindican la aplicación de la ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, que obliga a los empresarios a regular la carga de trabajo y a utilizar medios tecnológicos como camas elevadoras y carros de tracción mecánica.

El paro, de 48 horas, dio comienzo ayer con piquetes informativos que partieron desde Platja d"en Bossa, Es Canar y Port des Torrent, en los que participaron unas 200 "kellys". En Ibiza y Formentera trabajan entre 7.000 y 8.000 limpiadoras y camareras de piso, pero en Formentera la huelga no tuvo ningún seguimiento.

MAL RECIBIDAS EN LOS HOTELES

La portavoz del colectivo, Milagros Carreño lamentó mientras tenía lugar la protesta que muchos responsables de establecimientos hoteleros les habían recibido "muy mal", explicando el caso de un hotel de lujo de la zona de Es Canar "donde las mujeres están llorando arriba y las estaban coaccionando para que no bajaran y sólo una ha podido bajar". "No es justo que hagan esto porque no están en su derecho y no pueden obligar a estar en un puesto de trabajo en el que no se quiera estar", añadió. Criticó incluso que es "muy denigrante" que a las camareras de piso en algunos hoteles les miren el bolso "por si te llevas algo de la empresa".

Etiquetas