Actualidad

CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA

El comercio, en un escenario de baja rentabilidad

Los establecimientos se preparan para abrir tras dos meses cerrados

El comercio, en un escenario de baja rentabilidad
El comercio, en un escenario de baja rentabilidad
R.G.

MADRID.- Los comercios se preparan para la reapertura este 11 de mayo, tras permanecer prácticamente dos meses cerrados por el estado de alarma decretado por el coronavirus, con un escenario presente y futuro de baja rentabilidad después de realizar inversiones en acondicionar los establecimientos para garantizar la seguridad sanitaria.

Tras la aprobación este martes por el Gobierno del Plan para la Transición hacia la nueva normalidad, que en principio durará hasta finales de junio, los comercios se han visto abocados a cumplir en un plazo de diez días una serie de medidas que el Ejecutivo considera indispensables para la reapertura del comercio minorista, como mamparas, el uso de protección individual o un aforo del 30 %, aumentado hasta el 50 desde este sábado.

El presidente de la patronal del textil Acotex, Eduardo Zamácola, ha asegurado a Efe que habrá muchas tiendas que no les merezca la pena abrir con un límite de aforo del 30 por ciento, ya que "los gastos superarán a los ingresos", y ha criticado que el Gobierno no haya escuchado al sector para establecer esas medidas.

Las tiendas se enfrentan a la difícil situación de que mientras prevén tener ingresos "cero" en los primeros meses de apertura, deberán seguir afrontando importantes gastos como la renta de alquiler de los locales, el pago de impuestos y el pago a proveedores. A ello se unen las inversiones para el acondicionamiento de los espacios, que deberán ser mas abiertos y amplios para evitar el contacto físico, así como la instalación de mamparas de metacrilato que, para Zamácola, "no tienen mucho sentido" en unas tiendas basadas en "espacios abiertos" y que además deberán estar siendo constantemente desinfectadas para garantizar la seguridad sanitaria.

De momento, los comerciantes están aprovisionando sus tiendas de geles hidroalcohólicos y guantes para clientes y dependientes, además de las mascarillas que tienen que facilitar a los empleados.

Hay unanimidad en el sector en que se necesitarán menos empleados por la reducción de las tiendas físicas.

Actualmente, según los datos de la Asociación Nacional de Grandes Superficies (Anged), que engloba a empresas como El Corte Inglés, Carrefour o Ikea, hay más de 100.000 empleados del sector afectados por ERTE y de la reapertura comercial dependen miles de proveedores e industrias nacionales, en su mayoría pymes.

En este sentido, Zamácola ya ha advertido que "vamos a ver muchas quiebras", ya que se prevé una caída de las ventas del 70 % en el primer mes tras el desconfinamiento. En cualquier caso, se ha mostrado convencido de que hay que "transmitir tranquilidad y normalidad al cliente".

Etiquetas