Actualidad

UNIÓN EUROPEA

La UE necesitará otra cumbre para cerrar el plan de recuperación

Los líderes de la institución asumen que será imposible alcanzar un acuerdo en la reunión telemática del día 19

La UE aprueba formalmente el fondo para pagar los ERTE
La UE aprueba formalmente el fondo para pagar los ERTE
EFE

BRUSELAS.- Los líderes de la Unión Europea asumieron que las profundas diferencias que mantienen acerca del plan de recuperación económica hace casi imposible un acuerdo en su encuentro del 19 de junio y obligan a convocar una cumbre extraordinaria más tarde, seguramente en julio y presencial, para lograr el consenso.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, inició ya los contactos con algunos líderes de cara a las negociaciones sobre el fondo de reconstrucción, entre ellos la canciller alemana Angela Merkel el pasado domingo, y los primeros ministros portugués y holandés, António Costa y Mark Rutte, ayer.

Tras estas consultas, el ex primer ministro consideró que la cumbre del 19 de junio tendrá lugar por videoconferencia y servirá para preparar un encuentro posterior con fecha por determinar y "si es posible en formato físico", anunció un portavoz.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se expresó en la misma línea en el Congreso de los Diputados, donde confió en un acuerdo en julio y avanzó una "negociación ardua" entre los socios del bloque. En cualquier caso, señaló que la propuesta de la Comisión Europea es "favorable" para España "se mire por donde se mire".

En concreto, Bruselas ha planteado a las capitales un fondo de recuperación de 750.000 millones de los cuales el 66 por ciento será transferido a los gobiernos con subsidios a fondo perdido y el resto en forma de préstamos. España sería, tras Italia, el segundo mayor beneficiado y le corresponderían 140.000 millones, 77.000 con transferencias directas.

El planteamiento del equipo de la alemana Ursula von der Leyen también fue celebrado por otros países del sur del bloque, como Italia o Portugal, así como por Francia y Alemania, al considerar que sigue las directrices que plantearon antes Merkel y el presidente francés, Emmanuel Macron.

Pero el plan de Bruselas genera muchas dudas en socios del norte como Países Bajos, Austria, Dinamarca o Suecia, que prefieren un mayor préstamo de los créditos y se oponen a cualquier tipo de mutualización de los riesgos.

Así las cosas, la cumbre prevista para el 19 de junio servirá como mucho para allanar el camino hacia un acuerdo que no llegará hasta más tarde. El hecho de que finalmente ese encuentro sea por videoconferencia da cuenta de este hecho porque en Bruselas se da por sentado que el acuerdo necesitará una reunión presencial en la que el debate entre los líderes sea real y no un mero intercambio de opiniones.

Etiquetas