Actualidad

NUEVA NORMALIDAD

Apoyo mayoritario para el decreto de la nueva normalidad

Votaron a favor la coalición de gobierno, el PP, Ciudadanos y el PNV

Apoyo mayoritario para el decreto de la nueva normalidad
Apoyo mayoritario para el decreto de la nueva normalidad
EFE

MADRID.- El decreto con las medidas que regulan la "nueva normalidad" tras el estado de alarma fue convalidado por el Congreso de los Diputados con una amplia mayoría que incluyó al PP y será tramitado como proyecto de ley para añadir cambios al texto original.

Con 265 votos a favor, 77 en contra y cinco abstenciones salió adelante esta norma "esencial", según el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que en su defensa ante la Cámara Baja advirtió de que "el peligro sigue ahí" y hay que seguir manteniendo todas las precauciones para contener la epidemia del coronavirus.

Illa consideró "positivo" que el decreto pueda mejorarse en su tramitación, pero pidió a los partidos que este paso se haga en el menor tiempo posible.

"La sociedad merece que seamos capaces de un amplio acuerdo" con este decreto, dijo el ministro al pedir el apoyo de todos los grupos de la Cámara Baja a esta norma que estará vigente hasta que el Gobierno declare de forma motivada el final de la emergencia sanitaria.

Subrayó, además, que el decreto ya se ha elaborado con un amplio grado de consenso, porque ha contado con las aportaciones de las comunidades autónomas, de las que destacó su "lealtad institucional".

El titular de Sanidad fue recibido con el aplauso de la bancada socialista en pie y escuchó también el reconocimiento a su trabajo de otros partidos en este debate: hasta la popular Ana Pastor reconoció su esfuerzo, aunque acto seguido le reprochó sus errores.

Illa explicó que los objetivos de esta norma son dotar de las medidas de prevención necesarias en esta fase de "nueva normalidad" y establecer los instrumentos legales y operativos que permitan la "respuesta común y coordinada" de todas las autoridades sanitarias.

Ana Pastor fue la encargada de anunciar el voto positivo de los "populares" en una intervención en la que, no obstante, consideró "exiguo" este decreto, "casi inexistente", e insistió en la necesidad de mejorarlo en su tramitación con propuestas como una oficina de atención a las víctimas o el refuerzo del Consejo Interterritorial.

Pastor, además, reclamó que el Ministerio "siga asumiendo que es la autoridad máxima de salud pública" y criticó que, según el texto original del decreto, Illa se "quite de en medio" y le "pase todo a las comunidades autónomas" en esta etapa.

La vicepresidenta segunda del Congreso y exministra de Sanidad consideró que el Ministerio "minimizó las alertas internacionales" y tuvo una estrategia "equivocada". "No funcionó", como tampoco lo hizo el sistema nacional de alertas, añadió.

Y criticó los cambios de criterios "cada dos por tres" en la gestión de la crisis, con "consecuencias dramáticas".

"Hay que reconocer lo que no se ha hecho bien", insistió la diputada del PP, quien también dijo que ha habido en realidad "más de 40.000" víctimas, y no los 28.000 fallecidos oficiales.

Junto a los partidos del Gobierno -PSOE y Podemos- y el PP, que se decidió tras dialogar con los socialistas y la Moncloa, votaron a favor Ciudadanos y el PNV, que también habían negociado previamente con el Ejecutivo.

Los nacionalistas vascos, no obstante, votaron en contra de la tramitación por entender que el texto ya se había pactado y no querer cambios.

En este sentido, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, advirtió de que si se pretende utilizar la tramitación para hacer cambios que supongan "recentralizar y redefinir competencias sanitarias", no contarán con su apoyo.

Ciudadanos fue otro de los interlocutores del Ejecutivo en la elaboración del decreto, y su portavoz adjunto, Edmundo Bal, defendió su tramitación como proyecto de ley para poder ahondar en la respuesta ante posibles rebrotes con medidas más ágiles para adoptar confinamientos localizados.

Bal criticó a ERC y Bildu por vincular su voto a la negociación del Gobierno con Cs y señaló que les da igual el contagio de la enfermedad si Cs está en el acuerdo: "Les falta gritar, "Viva la muerte"", dijo.

El debate de este decreto fue de guante blanco comparado con las prórrogas del estado de alarma.

Sí mantuvo el tono elevado Vox, que al explicar su voto en contra consideró que este decreto no es más que un "alegato en defensa de la negligente acción del Gobierno" y arremetió contra la "debilidad" europea y la actuación de la OMS, "un organismo genuflexo a las órdenes del Gobierno comunista chino".

El partido de Santiago Abascal exigió que se retiraran unas palabras del diputado de En Comú Podem Jaume Asens, que los llamó "asesinos" y "criminales" por verter "amenazas" en las redes sociales, al aludir a un vídeo de un hombre disparando a fotos de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

Esquerra, que también votó en contra, advirtió de que el no de este partido, habitual socio del Gobierno, sigue siendo "un aviso a navegantes". "El diálogo y la negociación se practican a diario", dijo Francesc Eritja.

Un posicionamiento compartido por EH Bildu, cuya portavoz, Mertxe Aizpurua, lamentó que el Gobierno haya pactado este decreto "con la derecha", una actitud que, si bien comprendió durante el estado de alarma con excusa de "salvar vidas", ahora no lo considera justificable.

Etiquetas